Mes de Av: el Amor en todas sus formas - Fundación Kabbalah

Mes de Av: el Amor en todas sus formas

“Ve’ahavta L’reacha Kamocha”, “Amarás a tu prójimo como a ti mismo”, es uno de los preceptos principales de la Torah, y en este mes de Av se presenta como mensaje clave para comprender y abrazar la energía del ciclo, la cual es caracterizada por ser un crisol de dualidades, tal como lo somos nosotros.
Hace un par de días atrás, el día 9 del mes de Av, vivimos el día que según el calendario hebreo es uno de los días más desafiantes del año, el día en que la Luz de Hashem se oculta y en el cual muchas desgracias han pasado a través de los siglos, entre ellas las dos destrucciones del Beit Hamikdash, el templo sagrado en Jerusalem. Distintas raíces se conectan con estos eventos, siendo una clave el lashón harra o hablar mal los unos de los otros.
Cuando la Torah nos regala la frase “Ama a tu prójimo como a ti mismo” nada falta y nada sobra. Amar al prójimo en esta medida implica honrarlo, aceptarlo y amarlo más allá de sus fallas, como lo haríamos con nosotros mismos. Ser capaces de ver con ojos benévolos y rescatar el bien, potenciarlo, traer a consciencia el saber de que somos una Gran Alma y que aquel que veo como ajeno es parte de mi.
Y a la vez, esta frase nos trae otro potente mensaje: Amarnos a nosotros mismos! Lo cual puede parecer tarea fácil, sin embargo, para muchos de nosotros es un gran desafío. Estamos ad portas de TuBe’Av, el Día del Amor, otro portal esencial en este mes, en el cual el Sol abraza a la Luna y nuestras Almas gemelas se encuentran. 
En Kabbalah aprendemos que para manifestar un atributo debemos vibrar en ese atributo, sentirlo presente, por lo tanto para poder manifestar el Amor que nuestra alma anhela, el amor con nuestra alma gemela y el amor en todas sus formas como un estado de consciencia, estos dos elementos son una llave mágica: 
Amar-nos, aceptarnos, honrarnos y potenciar nuestros atributos positivos para reforzar ese amor, siendo capaces de abrazar también nuestras limitaciones, heridas y desafíos. 
Y luego, o mejor dicho y al mismo tiempo, abrazar los atributos y desafíos de quienes nos rodean, aceptar sus propios procesos y honrar aquello que los distingue. 
Que Hashem nos brinde la Bendición de Amarnos y honrarnos a nosotros mismos y a todos los seres de la Creación, para manifestar la llegada del Mashiaj, quien según nuestro sabios nace también en este mes, y el estado de Amor como un estado de consciencia conjunto para lograr el Tikkun Olam Amén ve Amén!
Con cariño,
Maestra Diana Yael Rubinstein Muchnik
Abrir chat
1
¿Qué necesitas?
¡Hola!,
¿En qué podemos ayudarte?