Plegaria versus Ego

Todos tenemos deseos – pequeños o inmensos deseos – que arden en nuestra alma y que procuramos satisfacer, es por esta razón, que nuestros sabios Kabbalistas nos han enseñado la herramienta poderosa de la plegaria. Mediante la contemplación nos dirigimos a nuestro Creador para acortar la brecha entre nuestras necesidades y el cumplimiento de nuestros deseos. Clamamos desde la profundidad de nuestro corazón, tal como dice el Rey David en sus salmos: Echa tu carga sobre Di-s y El te sustentará. 
La plegaria realizada con humildad, en nuestro propio idioma, con las palabras que salen de nuestra boca y de nuestro corazón, cuando invocamos la compasión de Di-s en la plegaria y admitimos que ciertas cosas en la vida son demasiado grandes para nosotros y que no tenemos la solución en nuestras manos y hacemos una entrega de nuestro control, finalmente estamos neutralizando al EGO y cuando el EGO está neutralizado la ansiedad que lo acompaña se neutraliza con él. 
Verbalizar nuestros problemas en la plegaria ayuda al proceso de curación y solución; nuestra confianza en la bondad y compasión de Di-s nos ayuda a esperar que nuestras plegarias serán respondidas. Pero tenemos que tener cuidado, si nos parece que todas nuestras plegarias no son concedidas inmediatamente, es porque hemos caído en nuestros hábitos egoístas de creer
Di-s no nos escucha y entonces estamos solos, que no necesitamos a Di-s en nuestra vida y con esta actitud del EGO obstruimos los canales de abundancia divina. 
Que todos tengamos una semana llena de bendiciones,
Maestra Claudia Vásquez
Abrir chat
1
¿Qué necesitas?
¡Hola!,
¿En qué podemos ayudarte?