Imagina un mundo del Cielo en la Tierra: La Era de la Iluminación - Fundación Kabbalah

Imagina un mundo del Cielo en la Tierra: La Era de la Iluminación

«Imagina que no hay Paraíso / Es fácil si lo intentas / Sin infierno bajo nosotros / Encima de nosotros, sólo el cielo / Imagina a todas las personas / Viviendo el día a día / Imagina que no hay países / No es difícil hacerlo / Nada por lo que matar o morir / Ni tampoco religión / Imagina a todas las personas / Viviendo la vida en paz / Puedes decir que soy un soñador / Pero no soy el único / Espero que algún día te unas a nosotros / Y el mundo será uno solo / Imagina que no hay posesiones / Me pregunto si puedes / Sin necesidad de hambruna o gula / Una hermandad de hombres / Imagina a todas las personas / Compartiendo el mundo / Puedes decir que soy un soñador / Pero no soy el único / Espero que algún día te unas a nosotros / Y el mundo será uno solo» De John Lennon

¿De que nos habla esta canción de John Lennon y qué relación tiene con Kabbalah?

Todo el conocimiento de la Kabbalah tiene un propósito y cobra sentido en una época, el propósito es la adherencia en similitud de forma al CREADOR y la época en que cobra sentido es ahora, estamos en el momento clave del juego de la Vida. Lo que hace Lennon con su canción es hablarnos intuitivamente de la Era mesiánica, la Era de la Iluminación o lo que nos hablan otros como la Nueva Era. Imaginar hoy lo que propuso John hace unos años ya no es tan difícil, hoy en día como dice la canción muy certeramente «es fácil si lo intentas», por lo tanto: Primer punto: Imagínalo, co- créalo, decrétalo para tu vida porque así lo verás realizado.

Primer punto: la letra de esta canción no es ingenua ni soñadora es más bien profética, tiene palabras y frases claves como: Imagina, Es fácil si lo intentas, Encima de nosotros, sólo el cielo, todas las personas, Viviendo la vida en paz, no soy el único, te unas a nosotros, Una hermandad de hombres, Compartiendo el mundo, Y el mundo será uno solo…

Al leer estas frases destacadas juntas el mensaje es claro: Unidad en el compartir: Amor.

Por otro lado, podemos comparar la letra con las profecías de Isaías para el tiempo mesiánico:

«El lobo vivirá con la oveja y el leopardo se acostará junto a la cabra; el becerro y el león andarán juntos… la vaca pacerá junto al oso y sus crías yacerán juntas; y el león como el ganado, comerá paja. El niño jugará con el áspid… pues el mundo estará lleno del conocimiento de Dios» Isaías 11:6-9

Podríamos decir que ¿Isaías era un soñador? No, él veía los tiempos a futuro y nos estaba hablando de la era mesiánica en que viviremos al lado del áspid o serpiente porque ésta ya no nos hará daño, ¿Cómo será así?

Segundo punto: la dualidad es reemplazada por la integración en la unión de las criaturas, la integración de los polos dentro de nosotros. Porque la serpiente y el niño habitan en nuestro interior como el yetzer hara y yetzer hatov, tendencia al mal y tendencia al bien respectivamente. Hasta hoy hemos puesto fuera las sombras y oscuridades como el enemigo que es el otro país, el vecino, el partido político, etc., pero Baruj Hashem ya estamos empezando a comprender que la paz deseada solo se alcanza en la integración de nuestros rasgos menos elevados, llamados por el Zohar también como “las naciones” y entonces al integrarnos internamente y asumir el trabajo de corrección podemos vivir en paz interior y proyectar una realidad de paz en el mundo. Es por esto que los kabbalistas hablan de que la paz del mundo es nuestra responsabilidad, si tú no cambias no cambia el mundo porque el mundo eres tú.

Tercer punto: “hermandad de hombres» de la canción se une y comprende en la profecía “el mundo estará lleno del conocimiento de Dios» Nuestra consciencia hasta ahora es sentirnos separados de Dios y del resto de los seres humanos porque no vemos la realidad tal cual es, la vemos en parte y cuando alcancemos la Consciencia mesiánica veremos la realidad completa.

Cuando entremos en la consciencia mesiánica nos visualizaremos como parte del Uno estando todos dentro de El como hermanos, porque todos somos hijos y como tales hermanos herederos de una corona espiritual, hermandad de hombres.

Y para eso hay un plan divino en acuerdo con nuestro libre albedrio en el que somos protagonistas con las decisiones que tomemos, todo está preparado y tenemos un director del plan. Se dará que el profeta Elías o Eliahu llegará creando una realidad que nos acercará a la Verdad y alejará de falsedad: «Eliahu alejará a todos aquellos que están cerca y acercará a aquellos que están lejos», la palabra hebrea para decir falsedad es shekel, tres letras que se encuentran juntas en el alfabeto y Verdad Emet está compuesta de la primera letra del alfabeto, la letra del medio y la letra final. «Eliahu alejará a todos aquellos que están cerca (la falsedad) y acercará a aquellos que están lejos» (la verdad) y entonces nos uniremos en la Verdad!

Esta es la misión del Profeta Elaihu traer la paz revelando la verdad, la verdad absoluta. Y por eso es que se dice que cuando las personas estudien la Tora por ella misma, como lo hacemos ahora al estudiar Kabbalah (el alma de la Toráh), será la verdad dentro de la Toráh la que nos llevará automáticamente a relacionarnos de otra manera con los demás sin ningún deseo por imponernos. Será la verdad la que brillará y nos los egos  porque todos estaremos de acuerdo. Por consecuencia luminosa habrá paz y Mashiaj reinará.

¿Podemos imaginarlo ya? Podemos hacerlo porque estamos haciendo nuestro trabajo de corrección para traer devuelta la Presencia Divina a la tierra. Sabemos por Kabbalah que a través de nuestros actos de Verdad y Amor concretos, actos de conexión con la Luz, se puede unir cielo y tierra y esa es la labor. Imaginemos entonces que el ser humano alcanza la paz en su interior, se reconoce unido a su semejante y se vivencia dentro de la Consciencia del Creador y seremos entonces “Hermandad de hombres” y el cielo habitará en la Tierra, imaginemos!

Maestra Guía Ana María Pérez-Diaz

Abrir chat
1
¿Qué necesitas?
¡Hola!,
¿En qué podemos ayudarte?