¿Cómo permanecer optimista en tiempos inciertos? - Fundación Kabbalah

¿Cómo permanecer optimista en tiempos inciertos?

Ver la vida positivamente no quiere decir que uno ignora la realidad. Ser optimista es visualizar un futuro más prometedor.

Para muchos ser optimista es un lujo que, hoy en día, pareciera que no se pueden dar. Ya sea porque perdieron su trabajo, tienen problemas de salud o escuchan noticas alarmistas todo el día, y a esto se suma el sentimiento de aislamiento y desesperación por estar distanciados socialmente por tanto tiempo.

La incertidumbre causa mucha angustia, ésta a su vez alimenta al miedo y éste crea impotencia y frustración, que son los mejores compañeros de la depresión y los sentimientos de derrota, ingredientes necesarios para convertirse en una persona negativa, enojada y amargada.

Cuando uno no entiende lo que sucede, de alguna manera siente que está caminando sobre arena movediza. Un pantano sin fondo, obscuro y temido. No se sabe cómo actuar, ni para dónde moverse. NO hay dirección correcta ya que no se conoce la salida.

Cuando las circunstancias son abrumadoras al punto de que nos despojan del sentido de control y de seguridad, la incertidumbre emerge, la vulnerabilidad penetra en el fondo del alma.

Y curiosamente, la incertidumbre, el miedo la angustia y todos los otros sentimientos que provocan malestar, crecen a medida que se les trata de ignorar o de evadir. La contradicción más ilógica es que la única forma de ser optimista, es cuando se reconoce y se aceptan los sentimientos negativos.

Para ser optimista se necesita abrazar a la vulnerabilidad y aprender a coexistir con lo negativo; lo incierto con lo positivo y la esperanza.

Cinco recomendaciones para poder permanecer positivo en tiempos inciertos:

  1. Respirar profundamente y concentrarse en el ritmo de las respiraciones.
  2. Encontrar el gusto en los placeres pequeños, disfrutar una taza de café, un vaso de agua fría, el silencio, el no tener que correr, etc.
  3. Conectarse con uno mismo, apreciar lo que se tiene y lo que se ha logrado.
  4. Ayudar y preocuparse por otros, reconoce que tú llamado les puede iluminar su día.
  5. Ajusta tu propósito de vida. Recuerda para que estas vivo y cuando lo tengas claro, sabrás cómo lograr lo que quieres.

El optimismo es la condición que permite abrazar al miedo, protege de la angustia y fortalece el vacío que crea la incertidumbre. Es el optimismo el ingrediente que extiende la mano cuando uno se siente solo, perdido o tiene dudas.

Aprender a tolerar tiempos con incertidumbre fortalece el alma. Después de todo es difícil predecir el futuro, y si se le suman todos los desajustes que la pandemia ha causado, se complica mucho más.

Darse permiso para aguantar la incertidumbre, así como reconocer los miedos y aceptarlos, es el prerrequisito para poder conciliarse y encontrar esperanza para visualizar un mejor futuro.

El optimismo es un elemento complejo. Incluye lo bueno, lo malo, lo difícil y lo prometedor. Ser optimista en tiempos inciertos es la mejor manera para poder encontrar el equilibrio emocional y ver una salida alentadora.

La receta: Optimismo

Ingredientes:

  • Valor – fortaleza para resistir la incertidumbre, los miedos y la angustia
  • Esperanza – fe en que hay una salida y la vida volverá a sonreír
  • Objetividad – ver y aceptar el panorama real sin ajustarlo
  • Compasión – aceptar los tiempos difíciles sin juicio, ni culpa
  • Creatividad – buscar nuevas ideas y otra salida, descubrir panoramas inexplorados

Afirmación positiva para ser optimista:

Reconozco que estoy viviendo en una época incierta. Acepto mi miedo y lo incluyo en mi rutina. Tengo fe en que esto pronto va a terminar y yo voy a salir adelante. Me enfoco en un futuro prometedor, con alegrías y tranquilidad. Escucho mi voz interna sin criticarla. Me doy permiso para tolerar la incertidumbre. Me ayudo a recuperar la fortaleza para continuar.

Cómo ser optimista:

  1. Ser optimista no es una condición natural e innata. Pensar positivamente no es una acción espontánea, requiere conciencia plena y estar dispuesto a encontrar lo positivo aún en las situaciones difíciles.
  2. Encontrar lo especial y lo bueno en momentos inciertos ayuda a valorar y disfrutar más la vida. Descubrir las bellas coincidencias diarias impregna el día de felicidad y de gratitud.
  3. Sobreponerse a la incertidumbre y a la adversidad es ganar. Hay que luchar aún en las situaciones en las que se cree que todo está perdido, porque es la responsabilidad personal salvar lo que se puede y como se pueda, algo siempre se puede rescatar.

«Una vida plena incluye adversidad, esperanza, lágrimas y risas, pero sobre todo, requiere de una actitud optimista y gratitud para poder disfrutarla».

 

por: Becky Krinsky vía recetasparalavida.com

Abrir chat
1
¿Qué necesitas?
¡Hola!,
¿En qué podemos ayudarte?