¿Qué es ser Bnei Noaj? Y ¿Qué son las 7 Leyes Noájidas?

Traducido significa ser hijo de Noé pero ¿qué implica? Implica creer que existe un solo Dios, el Eterno o Fuente creadora de todo lo creado y desde el judaísmo lo nombraremos como Hashem. El creó el mundo, la vida y todo lo que existe y nos regaló el mundo a nosotros sus criaturas amadas. De este modo, el mundo fue creado para el ser humano, para que desplegara todo su potencial al punto de alcanzar su máximo nivel de espiritualidad y llegar a unirse a Él en su Luz y ser uno en El.

La historia de los Bnei Noaj comienza cuando el Hashem el Creador le entrega a Adam en el paraíso 7 preceptos o mandatos para que de esta forma mantenga su conexión divina y un elevado grado espiritual. Es así como estos 7 preceptos ayudarían a la humanidad a mantenerse espiritualmente conectados. Le transmite a Adam que se los enseñe a sus hijos y ellos a los propios y así a todas las generaciones que han existido. Sólo algunos pudieron mantenerse viviendo en la Luz de estos preceptos pero el resto no pudo porque como sabemos por el génesis el mundo se desvirtuó hasta llegar a la total desconexión de Hashem, lo que sucedió en la época de Noaj o Noé como es más conocido.

La fuente de los 7 mandamientos noájidas es el versículo, “El Señor Dios ordenó a Adán, diciendo: De todo árbol del jardín ciertamente podrás comer. Pero del árbol del conocimiento del bien y del mal, tú no deberás comer, porque el día en que comas de él ciertamente morirás” (Gén. 2:16,17)

El verso establece que Dios ordenó a Adán “diciendo”, la palabra “diciendo” indica que Dios no sólo dio el mandato a Adán, sino que El buscaba que Adán a su vez lo transmitiera”.

Y de esta manera Adán enseñó a sus hijos las Siete Leyes Universales que son:

  1. No venerar a ídolos
  2. No maldecir a Dios
  3. No asesinar
  4. No robar
  5. No involucrarse en inmoralidad sexual
  6. No comer el miembro de un animal vivo
  7. Establecer cortes de justicia que fortalezcan estas leyes

Como sabemos la humanidad no se mantuvo unida a Dios y en la época de Nòaj llegaría el Gran Diluvio Universal. Este proceso de desconexión tuvo muchas consecuencias, tal vez la más importante es la retirada de la Presencia Divina de la tierra, aun cuando, Dios jamás ha dejado de estar presente acompañando a la humanidad y eso lo demuestra en la oportunidad que le entrega a Noaj y a su familia de salvarse después de decidir destruir el mundo ¿Por qué ellos podían salvarse? porque eran fieles a Hashem y sus preceptos, por eso es que se dice de Noaj “un hombre justo en su generación”. Recordemos que su generación estaba totalmente corrompida incluidos los animales.

Luego de Noaj hubo hombres fieles a estos preceptos que llevaron una vida en completa coherencia con lo mandado. Sin embargo, el resto continuó desconectándose del Eterno y sus mandatos. Finalmente Hashem decide por amor a la humanidad buscar la redención a través de un pueblo que unido a El traiga nuevamente la Presencia Divina al mundo. Para ello comenzó primero entregándole la promesa a un hombre totalmente bondadoso y elevado que creía en Hashem llamado Abraham y le promete que de su semilla nacerá un pueblo que se multiplicará y le será fiel. El tiempo pasó y llegó el momento en que Hashem decide redimir a la humanidad, entonces continuó su plan y de manera misericordiosa le da la oportunidad a todas las naciones de ser ese pueblo. Preguntó a cada una de las naciones del mundo si estaban dispuestos a creer solo en El y a seguir sus mandatos para luego entregarles la Toráh y de esta forma recuperar la inmortalidad perdida en el jardín del Edén.

Sin embargo, habría sido rechazado por las 70 naciones del mundo pero encontró en la descendencia de Abraham al pueblo que aceptó el desafío espiritual. Este es el pueblo de Israel o Jacob, nieto de Abraham, pueblo al que le entrega la Bendición de ser portadores de la sabiduría de la Toráh. El resto de las naciones se habrían negado porque implicaba sacrificar algunas conductas y pensamientos que ya estaban muy incorporados en sus vidas, creencias y modos de funcionamiento que se seguían como patrones automáticos, expresando así, un nivel de conciencia espiritual insuficiente o antagónico para seguir la Toráh.

Las personas que pertenecían a estas naciones han sido llamadas gentiles por los israelitas. Para la Kabbalah la palabra gentil no alude a una afiliación religiosa, es realmente un código que representa a alguien que no tiene un Deseo Poderoso de Recibir Luz Espiritual, por lo tanto, no habría en él un deseo de crecimiento espiritual, de cambio interno y de transformación positiva hacia la mejor versión de sí mismo o aquello que vino a ser, según el plan divino para corregir y elevarse.

Ahora bien, dentro de la Humanidad (de las naciones) hay personas que sin ser judíos reconocen a Hashem como el único Dios porque tienen una sed de la Verdad en sus vidas. Aquellos que han reconocido en Hashem y la Torah su camino espiritual son llamados entonces los “Justos de las Naciones” o también los Hijos de Noaj o Bnei Noaj.

¿Por qué son llamados los hijos de Noaj? Y por qué son llamadas leyes noajidas y no Adámicas? Si también fueron entregadas a Adam.

Porque la generación de Adam se terminó con el Diluvio, nosotros todos; judíos y no judíos provenimos de Noaj quién comenzó una nueva  humanidad con los mismos 7 preceptos llamados desde entonces preceptos o leyes noàjidas (de Noaj). Hashem así establecería un pacto con Noaj para la eternidad y para nuestra salvación. Luego el pueblo de Israel tendría como origen al patriarca Abraham, ellos provienen de Abraham y los noájidas de Noaj.

Así recordamos el pacto del Creador con Noaj y por lo tanto con toda la humanidad “Elokim les habló a Noaj y a sus hijos diciendo: Miren Yo establezco mi pacto con ustedes y con sus descendientes, y con toda alma viviente que está con ustedes () Dijo Elokim: “Esta es la señal del pacto que establezco entre ustedes y Yo y entre toda alma viviente con ustedes. (Es un pacto eterno) para todas las generaciones. He establecido mi Arco (Arco Iris) en las nubes; será la señal del pacto entre la tierra y Yo. Cuando Yo cubra de nubes la Tierra (o sea, cuando Yo entre a considerar si volcar sobre el mundo la oscuridad de la destrucción, o no) entonces se verá el arco iris en las nubes. Así recordaré Mi pacto con ustedes y con toda alma viviente de todo ser: ¡nunca más las aguas serán diluvio para destruir todo ser. El arco iris está en la nube y Yo lo veré para recordar el pacto eterno entre Elokim y todo ser viviente en toda carne sobre la tierra. Dijo Elokim a Noaj: “Esto, (el arco iris), es la señal del pacto que he establecido entre todo ser que está sobre la tierra y Yo”.

El Arco Iris que todos hemos visto alguna vez en el cielo se produce por la asociación de la luz solar con las gotas de lluvia. Espiritualmente el sol representa la Severidad divina, y la lluvia Su Bendición, así el Arco iris es el atributo de la Severidad contenido por el atributo de la Misericordia de Dios. (Génesis 9:8-17)

Y ¿por qué se necesita de este Arco Iris, de Severidad contenida en Misericordia? Porque el ser humano aun cuando tiene Luz en su interior también posee una tendencia al mal “Primero debemos recordar que las fuerzas negativas están esperando al acecho el momento en que emergemos de la matriz” Y.Berg “Se dice que cuando los niños nacen, sus manos están apretadas como puños, como diciendo: “Vengo sólo para recibir. Dame”. La mayoría del mundo está gobernada por un deseo de recibir egoísta. ( ) “El arco iris es el mensaje del Creador que nos dice que aunque el mundo pueda merecer la destrucción, la misericordia de Dios nos ha dado otra oportunidad para convertirnos en mejores personas”. (El camino del Gentil Justo)

Se dice que sólo hay un período en la historia en que el Arco Iris dejó de aparecer, y fue mientras estuvo  Rav Shimon bar Yojai en el mundo. Desde la Creación hasta la transformación del mundo -La Redenciòn Final-, el único período durante el cual el mundo no ha necesitado ser limpiado fue durante la vida de este gran hombre Rav Shimon.  Y así de la misma manera en que Noaj tenía el Arca para salvarlo de la muerte durante el Gran diluvio, nosotros ahora tenemos el Zoòhar para que nos salve de la muerte espiritual cada día de nuestras vidas.

Vamos viendo como el Creador en su plan perfecto va entregando oportunidades al mundo para ser redimido y elevado. Con la revelación del Zohar, Dios nos permite comprender los códigos escritos en la Toráh, el gran manual para la vida. Y como han dicho todos los kabbalistas, “el Zohar es el instrumento más efectivo para eliminar la inclinación al Mal nacida en los corazones de la humanidad. Cuando una masa crítica de gente acepte su sabiduría, erradicaremos permanentemente todo el dolor y el sufrimiento de la humanidad”. (Zoahr, Noaj 13, Introducciòn. Y.Berg)

La gran hazaña de Rav Shimón var Yojái, es que tuvo el mérito de haber vivido como un Tzadik recibiendo así el permiso divino para revelar los secretos ocultos de la Toráh. Nosotros como seres humanos tenemos el potencial para alcanzar la Luz en nuestras vidas y tenemos también las herramientas de la Kabbalah como los preceptos de la Toráh y específicamente los Bnei Noaj tienen los 7 preceptos noájidas para vivir de acuerdo a lo que Dios quiere de nosotros.

Entonces, “El código de la Ley Divina que hoy conocemos como los siete preceptos o mandamientos de los Hijos de Noaj ha estado con la humanidad ( ) desde el tiempo en que Adán, el primer hombre, fue creado. Aún cuando se dice que el hombre es corona de la creación, fue la última de las creaciones: porque así Dios sentaba una lección eterna con un simbolismo respecto al papel del ser humano en el mundo”.

El ser humano tiene un rol que cumplir en el mundo, es la corona de la creación y este mundo fue creado para el hombre. Este papel dice relación con estar lo más próximo a Dios, relacionarnos con El y vivir según sus mandatos, porque sólo a través de esta forma lograremos encontrar la Verdad de nuestra Vida. Es un error creer que existe otra manera de vivir, es una ilusión y una desviación que trae sufrimiento.

“Cuando el hombre está cumpliendo con la voluntad de Dios, se ubica por encima de todo lo que fue creado antes que él y es verdaderamente corona de la creación. Pero cuando cae en desobediencia o se desconecta de Dios, es la última y más baja de todas las criaturas porque sólo el hombre tiene la opción de transgredir (o no)” (Talmud de Babilonia, Sanedrín 38 a)

En cuanto al papel del noàjida en este mundo, podemos reflexionar y pensar en que el alma de un noájida es una vasija particular creada desde el amor más grande y la mayor conciencia de quien es un Bnei Noaj, que requiere un cuidado especial y es por ello que hay ciertas mitzva o mandatos especiales dados por el Creador.

“Esto es así formalmente desde la entrega y aceptación de la Toráh como camino de vida que incluye el que los israelitas deban cumplir con 613 preceptos o mandatos y los noàjidas están obligados a cumplir con 7”.

“Dios ordenó a los justos de las otras naciones del mundo que guardaran los Siete mandamientos de los Hijos de Noaj y encomendó a Moisés y a su pueblo que enseñaran a  las naciones cómo observar tales mandamientos”.

“Los códigos mosaico y Noájida fueron atados permanentemente uno al otro. Los hijos de Noaj, los gentiles justos, recibieron la orden de cumplir a cabalidad con los siete mandamientos. Y los hijos de Israel recibieron la obligación de enseñar los siete mandamientos a los gentiles justos”.

“Cuando Moisés ascendió al Monte Sinaí para encontrarse con Dios, cielo y tierra estaban conectados de manera única. Dios tomó de su santidad y la trajo a  la tierra, irradiando una santidad para todos los que estaban allí, santidad exclusiva para el servicio a Dios”.

“Este es el principio del verdadero y universal camino de Israel, el pueblo judío, conforma el sacerdocio y donde los hijos de Noaj, los gentiles justos, son sus compañeros laicos y a la vez fieles. Esto se dio el año 2448 de la creación.”

¿Cuál es la función de un Bnei noaj?

Siempre escuchamos que Dios está con nosotros, con todas sus criaturas y quienes creemos en un Hacedor de todo confiamos en eso. Pero ¿nosotros estamos con Él? Es decir, ¿nosotros vivimos nuestra vida desde Hashem? Lo más probable es que la respuesta es no porque pensaremos que hacerlo implica ser un Tzadik o santo. Sin embargo, como Hashem ha pensado en todo desde un comienzo sabía que daríamos esta respuesta hoy.

Ser carne o ser humano como señala el Génesis implica un esfuerzo o el desafío de estar día a día venciendo la tendencia al mal. Esa es la gracia, vencerlo y de esa manera nos elevamos a otro grado de conciencia espiritual y ascendemos. Para ello se le entrega a los Bnei Noaj los 7 preceptos, de esta forma están viviendo la Voluntad del Creador en la Tierra y ganando su lugar en el Mundo por venir, el mejor de los premios y lo más anhelado del alma. La función del Bnei Noaj es cumplir con estos 7 preceptos y acompañar al pueblo de Israel, juntos como un equipo, para traer al Meshìaj y vivir la redención del mundo.

En palabras de Rav Ashlag: “por medio de la aplicación de los preceptos de la Toráh, se concluye que el propósito total de la Creación es para que todas las modestas creaciones evolucionen y se eleven siempre más alto, hasta que se adhieran totalmente al creador”. La sabiduría de la Verdad, Cap tres. La entrega de la Toráh pag 32.

“El planeó las cosas de modo que debemos luchar y esforzarnos por medio de la Toráh y sus preceptos para alcanzar nuestra propia exaltación, de manera que la totalidad del placer y la bondad que llega a nosotros de Él, esto es en el concepto de adherirnos a El, es ganado por nosotros a través de nuestros actos, y entonces sentimos verdadera posesión sin la cual no hay el sentimiento de consumación” La sabiduría de la Verdad, cap. Tres La entrega de la Toráh pag 34 Rav Ashlag

Entonces para terminar, el maestro Daniel Abaud me dijo que debía saber que un precepto: “Es decidir quién maneja el auto y entender que yo puedo ir en el auto pero yo no lo manejo”, así es, lo maneja Hashem pero nosotros decidimos creer en El, seguir sus reglas y vivir así una vida luminosa hasta unirnos completamente a El.

Podemos comenzar por guardar y seguir los 7 preceptos para las naciones y así ir avanzando,  y esto va creciendo hasta querer alcanzar otro nivel espiritual, hasta que seamos uno y de esa manera en conjunto cada uno haciendo su trabajo personal atraemos al Meshíaj.

Rav Abaud dice “eso es la mitzvá, yo dueño de casa (Hashem) voy a decir cuáles son las reglas de la casa, yo amo a todos los que están en mi casa pero en la casa hay que saber cómo abrir el agua para saciar la sed, cómo abrir el gas para cocinar, saber poner las sabanas para dormir. Entonces si el dueño de casa ve que la gente que vive en mi casa sigue las instrucciones para que lo pasen mejor en mi casa, yo voy a estar muy contento” y esa alegría la comparte con nosotros sus amados.

Y continúa “Cuando hay un llamado espiritual sucede que las personas dicen “Yo voy a convertirme al judaísmo” pero lo que no saben, es que existe esta opción de los Bnei Noaj. Me di cuenta que las personas que sienten este llamado no saben que existe la opción Bnei Noaj, de que pueden vivir totalmente conectados con Dios haciendo muchas cosas sin necesidad de convertirse, y muchos en su nivel tienen incorporado las mitvotz o preceptos y una de las cosas importantes es poder ver la chispa, este deseo”. Y podemos ver que efectivamente está esa chispa de luz en cada Bnei Noaj de Dios.

Y este es el punto: ¿qué vasija tienes ahora y en qué vasija te quieres convertir?, pero tienes que saber que la incorporación de la Luz es gradual, tienes que ir incorporando poco a poco tanto los preceptos como las comprensiones místicas detrás de ellos.

Si bien hay algunos preceptos que no son Bnei Noaj, como no mezclar carne con leche, sirve cumplirlos pero no son obligatorios. Es importante saber qué nos corresponde para luego avanzar a otras metas espirituales y de esta forma ir agrandando nuestra vasija y elevándonos.

“la completación del tikkún del mundo será cuando toda la gente del mundo esté enterada de Su obra. Como está escrito: “Y el Señor será Uno y Su nombre será Uno” (Zejarya, 14:9) Rav Ashlag.

Reflexiones finales:

“Dios finalmente ha traído el tiempo propicio para que esto se cumpla, como está escrito: Entonces dice el Señor de los ejércitos. En aquellos días sucederá, que diez hombres de todas las lenguas de las naciones se aferrarán de los bordes (de las vestimentas) del judío, diciendo: Iremos contigo porque hemos oído que Dios está contigo” (Zac 8:23)

Necesitamos cumplir cada uno con nuestra parte, desear que venga el Meshiáj, pedir su llegada pronta y creer que así será. El futuro del Meshiaj ya está siendo, nosotros estamos construyendo el Templo para su llegada y los Bnei Noaj tienen su responsabilidad también en esta tarea divina.

Con afecto y total Emuná,

Maestra Guía Ana María Pérez D.

Bibliografía:

Este ensayo sobre los Bnei Noaj ha sido extraído en su mayor parte del Libro “El Camino del Gentil Justo” Chaim Clorefene & Yakov Rogalsky, así como algunos extractos del Zòhar y escritos de Rav Ashlag en su libro “La sabiduría de la Verdad”, cap. Tres “La entrega de la Torá”.

Abrir chat
1
¿Qué necesitas?
Hola, ¿en qué podemos ayudarte?