Dios y el Coronavirus

¿Cuál puede ser el significado de un virus que obliga a millones a mantenerse en un estado de cuarentena y reclusión?

El COVID-19 ya es oficialmente una pandemia global. De repente, hemos sido golpeados por una plaga de severidad bíblica.

En Pésaj recordamos las 10 plagas que Dios envió contra los egipcios. Con la ayuda de la Toráh, conocemos el propósito detrás de esas aflicciones que azotaron a un pueblo. Dios tenía un plan. El sufrimiento de los egipcios tenía significado. Lo que hace particularmente insoportable nuestra angustia contemporánea es que aparentemente es «incomprensible».

En la era de los profetas, ellos se hubieran esforzado por discernir algún mensaje divino en esta tragedia global. Pero hoy asumimos que el conocimiento científico excluye la posibilidad de incluir a Dios como «parte de la ecuación» en la dirección del universo. Al final de cuentas, quién puede discutir con Louis Pasteur y Robert Koch, quienes a finales del siglo XIX probaron la teoría microbiana de las enfermedades infecciosas: que la verdadera causa de las enfermedades son seres patógenos demasiado pequeños como para ser vistos sin un microscopio. Los villanos son los gérmenes y los virus son la única razón de la presencia de enfermedades que determinan si viviremos o moriremos.

Me atrevo a preguntar: ¿Acaso la creencia en Dios no exige que combinemos la teoría microbiana de las enfermedades infecciosas con la convicción de la fe en un Ser Supremo que de hecho decide dónde, cuándo y cómo se dispersan los virus?

Por favor, entiendan exactamente lo que digo. Maimónides hace mucho dejó claro que nuestra obligación es asegurar nuestra buena salud. No podemos simplemente confiar en Dios. Dios nos hizo sus «socios» en nuestra búsqueda de la longevidad. La higiene es una mitzvá; una obligación. Cuidar nuestros cuerpos es un requerimiento espiritual similar a proteger nuestras almas. Cuando los médicos nos dicen que debemos lavarnos las manos, la ley de la Toráh requiere que lo hagamos.

Pero la decisión final sobre la vida y la muerte sigue en manos de Dios, como queda claro cada año en Rosh HaShaná y Iom Kipur, cuando se sella nuestro destino.

Por eso me sorprende que entre las innumerables sugerencias respecto a cómo contrarrestar y superar el COVID-19 oigamos tan poco la palabra ‘Dios’ y la posibilidad de que esta pandemia global traiga con ella un profundo mensaje divino.

Obviamente no soy un profeta, pero hay una idea que creo que vale la pena considerar. Todo padre sabe que una de las respuestas más obvias cuando un hijo se porta mal es lo que comúnmente se conoce como time-out o ‘tiempo fuera’. Se restringe al niño para que no pueda disfrutar de actividades placenteras. El niño ve interrumpida su vida normal. Eso lo alienta a reflexionar sobre su desobediencia. ¿Es demasiado considerar que cuando nuestro mundo cae cada vez más abajo en nuestro compromiso con la virtud, que Dios responda con un virus que obligó a millones a un ‘tiempo fuera’ de cuarentena y reclusión?

Los 10 mandamientos son la fuente bíblica del más básico sistema de comportamiento ético y moral. Ellos representan la primordial justificación para nuestra existencia sobre la tierra. Los comentaristas señalan un número extraordinario. En el hebreo original —el lenguaje en el cual Dios inscribió los mandamientos en las dos Tablas— hay exactamente 620 letras.

Puede parecer que 620 es un número sin ningún significado teológico particular. Hubiera sido perfecto y fácilmente comprensible si en los 10 mandamientos hubiera exactamente 613 letras. Esa es la cantidad de mitzvot que la Toráh dio al pueblo judío. Los 10 mandamientos son los principios inherentes a toda ley judía. ¿Pero cuál es el significado de las 620 letras? Los sabios explican que si bien el número de las mitzvot para los judíos es 613, el número siete representa las leyes universales que comúnmente se conocen como las ‘Siete leyes de los descendientes de Nóaj’, las cuales son requeridas como un mínimo para toda la humanidad. Por lo tanto, 620 es la suma de 613 y 7, la totalidad de la guía divina, tanto para los judíos como para el resto del mundo.

Pero esto no termina allí. El valor numérico o la guematria de la palabra hebrea kéter, que significa ‘corona’ (así como en coronavirus), es 620. Encima de cada Rollo de la Toráh se coloca un kéter, una ‘corona’. El simbolismo es obvio. La corona sobre la Toráh demuestra la relación de los 10 mandamientos con el resto de la Toráh. De esos 10 mandamientos (que en número de sus letras equivalen a 620) tenemos los principios que subsecuentemente encontraron expresión en toda la Toráh.

El kéter, la ‘corona’, es el símbolo más poderoso de nuestra conexión con Dios.

Quizás necesitamos considerar la aflicción actual del mundo no sólo en el contexto de una enfermedad causada por agentes patógenos, sino como un mensaje divino para recordarnos que recibimos nuestras vidas para investirlas con significado y virtudes, tal como Dios lo definió en los 10 mandamientos.

 

por Rav Benjamín Blech vía aishlatino.com

Abrir chat
1
¿Qué necesitas?
¡Hola!,
¿En qué podemos ayudarte?