La energía del mes de Leo/Av

El mes de Leo/Av es el mes del rey, el León y en Kabbalah sabemos que no hay mejor rey que aquel que utiliza su reinado para compartir, y aunque el rey León sabe exactamente lo que tiene que hacer, en este mes estamos frente al gran desafío de la dualidad.

Leo/Av es uno de los meses más negativos del año, un mes en el cual la energía de juicio se manifiesta directamente, sin misericordia. Esto quiere decir que al menos durante los primeros 9 días del mes seguiremos observando intensa energía, muy desafiante, muy desordenada y muy confusa.

Generalmente en el mes de Leo,- y especialmente porque ya lo hemos estado sintiendo-, los parámetros de lo que nosotros llamamos normalidad se desarman, y nos dejan con las dos opciones de siempre pero muy marcadas y siempre para darnos la opción de elegir.

 Estas opciones son: Luz u Oscuridad

Aquí la Kabbalah nos pregunta ¿qué eliges?, ya que ambas opciones estarán presentes y ya hemos sido llamados y seremos llamados a actuar con gran restricción frente a los desafíos.

Leo/Av en hebreo significa padre y su planeta regente es el Sol.

Sabemos que el órgano que representa a los Leos es el corazón, el cual a su vez ellos deben cuidar.

¿Y por qué el corazón? Porque tal como el corazón es uno de los órganos más vitales del cuerpo, el rol de los Leos en el mundo es comparable al corazón dentro del cuerpo, ya que a ellos se les ha dado la responsabilidad de bombear y distribuir la energía que ellos reciben.

Leo además es el único signo que recibe su energía directamente desde el Sol y sabemos que el Sol está al centro del sistema solar, y es a través de su energía aquí en la tierra, que todos nosotros recibimos tremendas bendiciones. Y esto quiere decir que durante este mes, toda la fuerza y el poder del Sol son revelados, y sin embargo, este es considerado un mes negativo.

¿Cuál es la razón? Porque hay un principio espiritual que dice, que mientras más fuerte e intensa es la luz, más intensa será también la negatividad. Esto se refleja en el ejemplo, de que el Sol tiene inmensos poderes de sanación, sin embargo, mucho Sol puede quemar y llegar a destruir. Por lo tanto, nuestro trabajo espiritual será el de ser buenos conductores de energía y no oponernos a ella, ya que a mayor oposición mayor será el nivel de quemadura.

Hoy día, cuando las personas van a la playa, siempre procuran llevar protector solar, porque el sol puede causarles mucho daño, y muchos dicen que esto se debe a que hay un hoyo en la capa de ozono, lo que permite que los rayos pasen sin ser filtrados, y por tanto, se protegen con un protector.

Ahora, ¿Señor? espiritualmente el problema es el mismo ya que la energía espiritual del Sol se presenta sin filtro, lo que se puede manifestar, en un exceso de energía, sin embargo, sin filtro. Y por tanto, si espiritualmente no nos cuidamos, esta energía, que en su mayoría se manifiesta en actitudes no armoniosas de las personas, puede llegar a quemar si no ponemos atención.

Podemos decir que este es un mes energéticamente fragmentado, y según la Kabbalah, aquello que se fragmenta o se rompe, permite que lo negativo entre.

Por lo tanto, este mes tenemos dos etapas, dos partes claramente marcadas. Una etapa muy negativa que corresponde a la primera mitad del mes y otra muy positiva que comienza a partir de la segunda mitad del mes, siendo los 9 primeros días los más negativos.

Esta energía negativa cambia drásticamente el día 15 de Av, llamado el día del amor.

En la historia que no es historia, sino que son eventos siempre espiritualmente presentes, aparecen grandes desgracias que afectaron a toda la humanidad y que son parte de los 9 días que vienen y que culminan estas tres semanas en las que hemos estado inmersos.

  1. Este día, Moisés mandó 12 espías para informarle sobre la tierra de Canaán. Los espías regresaron con malas noticias, y los hijos de Israel sollozaron, temieron y se desesperaron por no poder ingresar a la Tierra Prometida. Este día vendría a ser solemnizado por las generaciones venideras de los Hijos de Israel (Números 13-14).
  2. Los babilonios arrasaron el Primer Templo y toda Judea liderados por Nabucodonosor en el 586 a. C., condenado a la población al exilio de Babilonia.
  3. El Segundo Templo fue destruido por el Imperio romano en el año 70, tras la Primera Guerra Judeo-Romana, llevando a los judíos a una diáspora de dos mil años.
  4. La revuelta de Simón bar Kojba contra Roma fracasó y Bar Kojba, el Taná Rabí Akiva y miles de sus seguidores fueron asesinados.
  5. Tras la caída de Jerusalén en el 70, su resurgimiento un año después. (Según el Talmud, la destrucción del Segundo Templo comenzó el 9 y terminó el 10 de Av, cuando las llamas acabaron de arrasarlo.)
  6. Quema del Talmud en 1242.
  7. En 1290, firma del edicto de Eduardo I de Inglaterra expulsando a los judíos de Inglaterra.
  8. El Decreto de la Alhambra expulsa y decreta la inquisición a los judíos de España el 3 de agosto de 1492
  9. Comienza la Primera Guerra Mundial en 1914
  10. Inauguración y primeras muertes en 1942 en el campo de exterminio de Treblinka.
  11. 85 personas y más de 120 heridos en el atentado a la AMIA (Asociación Mutua Israelita Argentina) por un grupo islámico terrorista el 18 de julio de 1994 en Buenos Aires.

Es por esto que los Kabbalistas enseñaron que el noveno día del mes de Av/Leo está bajo la tutela y le pertenece al ángel de la muerte.

Sabemos que si durante el 9 del mes de Av, las acciones del mundo y de las personas son más negativas que positivas, el efecto será inmediato y sin misericordia. Ya que toda la influencia negativa del mes es revelada en este día, ya que sirve como su catalizador. Por lo tanto, si queremos salir bien parados debemos entender de su dicotomía.

Kabbalisticamente, esto significa, comenzar en la oscuridad y construir hacia la Luz hacia la unidad que se produce en la luna llena del mes de Av y durante todo el mes especialmente durante el primer periodo utilizar las herramientas espirituales que nos regala la Kabbalah.

¿Cómo nos preparamos para tener un buen mes?

La única preparación consiste en entender frente a que estamos, y redoblar nuestro esfuerzo y nuestra conexión con el Creador, quien siempre tiene listo su equipo de ayudantes para enviárselo a quien lo solicite.

En el judaísmo, el noveno día es de absoluta restricción corporal de manera de no darle poder a los deseos del cuerpo y no conectar con la energía imperante ese día.

  • No se come ni se bebe
  • No se puede duchar ni lavar
  • No se tienen relaciones sexuales
  • No se usan zapatos de cuero
  • No se usan cremas

¿Por qué esto es importante además? Porque hay un principio espiritual que dice que aquello que les ocurre a los judíos, afecta energéticamente a todos los pueblos del mundo.

Entonces desde el 9 empezamos a construir hacia el 15, que es un día de júbilo y unidad, el día del amor, (donde tendremos un evento muy especial diseñado para todos aquellos que deseen conectar con la energía maravillosa de ese día).

El gran mensaje del mes, es que aunque sintamos fuerzas, desafíos, estrés, etc. tratando de tirarnos, de empujarnos, para que nos quememos y perdamos nuestro centro, debemos desde hoy hasta el 15, construir armonía haciendo mucha restricción, buscando lo bueno en las personas sin importar lo que digan o hagan, eliminar la crítica, y entender que la confusión va a pasar, y además en medio de esta confusión no tomar decisiones importantes ni iniciar nuevos emprendimientos.

El tema es construir desde la oscuridad hacia la Luz y sabemos en Kabbalah que la Luz está en todas partes y en todos los momentos esperando que la llamemos para que se haga parte, y así simplemente empujar y eliminar la oscuridad.

Una parte importante de nuestra misión en la Fundación es ayudar a las personas a hacerse maestros de sus propias vidas a través de entender las energías presentes, y se puedan aprovechar para el cambio personal, y para el bien de los que queremos.

Espiritualmente, para ayudarnos a controlar las energías de este mes y transformarlas para el bien, la Kabbalah nos entrega las letras del mes, que aparecen en el “Sefer Yetzirah”, el libro de la Creación, escrito por el profeta Abraham hace mas de 4.000 años. Abraham nos dice que Hashem creó el signo zodiacal de Leo a través de la letra u Tet y que con la letra k creo el Sol y la meditación Kabbalista nos enseña que podemos utilizar estas letras como filtros, especialmente como filtros solares, para que entren en nosotros solo los rayos que nos sirvan y podamos eliminar los rayos que nos pueden quemar y hacer mal.

Les deseamos a todos, un mes de alegría, un mes de fuerza espiritual, un mes en que aumente para cada uno de ustedes el sustento económico y principalmente un mes de unidad con nuestras parejas, de certeza en nuestro trabajo, y un mes de tremenda conexión con el Creador.

Jodesh tov.

Afectuosamente,

Maestro Daniel Abaud

 

 

 

Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0