Cuidando nuestra intimidad

Muchas veces mis alumnos me preguntan porqué no se pueden contar los planes sobre un negocio o la alegría de empezar una nueva relación o la noticia de un embarazo, etc. Mi recomendación siempre es mantener bajo siete llaves los proyectos que se están gestando, porque consciente o inconscientemente nuestras energías siempre están en contacto y no siempre podemos controlar la envidia, codicia o profunda amargura que nos puede causar una maravillosa noticia proveniente de un amigo o conocido. 

¿Qué cosas mantener en privado? Les adjunto una pequeña guía para practicar en el día a día:

  1. No difundas tus planes para el futuro, menos por redes sociales. Evita hablar de ellos hasta que éstos no se cumplan. Ninguna de nuestros proyectos son ideales, generalmente tienen debilidades, probabilidades que no se realicen, por lo cual es muy fácil golpearlos y destruirlos todos con los comentarios de los demás.
  2. Tampoco vale la pena divulgar tu conocimiento espiritual. Revélalo a otros solo en caso de que sea realmente necesario, no solo para ti, sino también para los demás. Muchos no entienden el proceso de transformación interior por el que estás pasando y podrían juzgarte o no entender los misterios de tu alma, ellos podrían sacarte, sin querer, del camino que ya te trazaste. 
  3. No debes compartir con otros son tus conflictos de hogar y vida familiar. Mientras más hables de tus problemas más creerás en ellos. Recuerda que las palabras son creadoras y si sigues hablando de tus conflictos, éstos se reforzarán y más te costará resolverlos.
  4. No comentes o repliques las palabras feas que escuchaste de alguien durante tu día. Te puedes ensuciar los zapatos en la calle, como también puedes manchar tu conciencia. La persona que llega a su casa y cuenta todo lo tonto que ha escuchado por la calle, no se diferencia de la persona que llega a casa y no se quita los zapatos y ensucia todo.
  5. Por último, no hay que demostrarle a otros tus trabajos espirituales de restricción. Las limitaciones de alimentación, relaciones sexuales, tu austeridad o la caridad y Tzedaká que generosamente estás dando. Debes cuidarte de mostrar tus avances a quienes podrían considerarlo un acto de egolatría o engreimiento de tu parte.

¡Que tengan una semana hermosa!

Con cariño 
Maestra Claudia Vásquez 
1
¡Hola!
¿En qué podemos ayudarte?
Powered by