Trabajar y cuidar la Tierra

Para esta semana les propondremos un camino en dos direcciones, de acuerdo al principio: “Como es afuera es adentro y como es adentro es afuera”.

Y este principio lo aplicaremos al llevar la conciencia y trabajo,a uno de los primeros preceptos que nos encomendó Hashem cuando nos creó, y que nos mandata respecto a la tierra: “trabajarla y cuidarla”

El Midrash nos ilumina respecto a que éste trabajo se refiere al trabajo espiritual. Cuando el ser humano hace plegaria, estudia y aplica la Toráh, realiza acciones de conexión con Di-s y con sus semejantes; la tierra florece de acuerdo a sus méritos espirituales y se llena de bendiciones.  A esto nos referimos con el trabajo del “adentro”, con el que iniciamos la reflexión. Cuando cada uno de nosotros conecta y realiza su trabajo espiritual “interno” con conciencia, estamos trabajando y cuidando la tierra que Él nos encomendó, la hacemos florecer y Él nos llena de bendiciones…

Sin embargo, esta semana, además de impulsar esta clase de trabajo espiritual, queremos invitarte a la conciencia también del “afuera”.  Es decir, llevar la conciencia a que la Tierra es el hogar material que Hashem creó para que lo habitáramos en este plano, y así mismo, para que lo trabajáramos y cuidáramos.  En tiempos en los que el egoísmo y la comodidad de los seres humanos tiene a nuestro planeta sometido a límites de contaminación, explotación y descuido preocupantes, es hora de que este trabajo espiritual de cada uno también se dirija a mirar y cuidar nuestro hogar físico; recordando que la Tierra no es nuestra, sino de Hashem. 

Llegó el momento de recordar, como plantea el Rab Schneur Zalman en el capítulo 42 del Tania, que la naturaleza entera no es otra cosa que la vestimenta externa de Di-s en esta tierra.  De acuerdo a sus palabras, quien teme a Di-s (en el sentido espiritual del término) mantiene en su mente y en su corazón, la impresión que todo lo que ve con sus ojos (los cielos, la tierra, y todo lo que ellos contienen) constituyen las vestimentas externas de Hashem. Y entonces no podemos seguir relacionándonos con nuestro entorno como antes. Desde este trabajo espiritual interior emerge en nosotros hacia el exterior una actitud de profundo respeto y cuidado por la naturaleza y por todas las creaciones de Hashem.  Están a nuestro cuidado y no para nuestro beneficio egoísta y desconectado.

Así que esta semana mantiene e incrementa tu trabajo espiritual cotidiano, tu plegaria, tu estudio, tus acciones de bien hacia los demás. Pero además de eso, empieza a ver tu entorno y la naturaleza con la enorme dimensión espiritual que tiene. Vuélvete respetuoso hacia toda la manifestación divina que brilla en la naturaleza, empieza a salir del egoísmo a través de acciones que benefician el medio ambiente; ten compasión y respeto por las hermosas almas que Hashem puso en nuestros hermanos animales; toma responsabilidad y comienza activamente a hacer de este mundo un lugar mejor espiritual y físicamente. Hagamos que Hashem se sienta complacido con lo que hacemos con el lugar que nos regaló para residir en esta existencia y sintamos que estamos contribuyendo a que la Presencia Divina se sienta por fin honrada de habitar con nosotros. ¡Que así sea y todos  seamos parte!

Con cariño,

Maestra Ximena Solar

1
¡Hola!
¿En qué podemos ayudarte?
Powered by