Lej Lejá: Vete hacia tí

Esta semana, leemos la sección de la Toráh en la que Hashem se revela a Abraham y le da uno de los mensajes más significativos para toda alma humana, que despierta a comprometerse de verdad con su camino espiritual: Lej Lejá… “‘Vete por ti mismo de tu tierra, de tu lugar de nacimiento y de la casa de tu padre a la tierra que te mostraré. Y te convertiré en una gran nación, te bendeciré y te daré un gran nombre, y serás bendición’” (Bereshit 12:1-2).

Algunos sabios de la kabbalah revelan que en este segmento están contenidas grandes claves para nuestro camino, que deseamos compartir y experimentar esta semana con todos ustedes. La primera de ellas es que, para ser lo que vinimos a ser, y gozar de las bendiciones que Hashem tiene reservadas para nosotros; debemos movilizarnos, hacer un “viaje espiritual”; que no es hacia afuera, a una tierra es particular; sino hacia adentro de nosotros mismos. El camino de nuestra alma requiere ir hacia adentro, conocernos, o reconocernos a nosotros mismos y nuestra esencia; y escuchar cada vez más claramente a nuestra alma; que nos habla sutil pero permanente en nuestro interior.

En ese camino hacia nuestro interior; debemos – como segunda clave- abandonar “la tierra en la que crecimos”. Es decir, dejar atrás condicionamientos, falsas creencias y formas de ver el mundo que nos desconectan de nuestra verdad. Por eso es tan importante hacer el camino hacia adentro: porque debemos deshacernos progresivamente de las falsas imágenes que tenemos de nosotros mismos; del mundo y de los demás; que nos limitan y estrechan nuestras posibilidades de crecimiento espiritual. Y nos mantienen alejados de lo que somos en verdad.

Esta semana anímate a buscar las respuestas dentro de ti y no afuera. Anímate a observar qué falsas creencias sobre ti o sobre el mundo te están impidiendo ser todo lo que puedes llegar a ser; ser todo lo que eres y manifestar Luz en este mundo. Y anímate a dejar esa “tierra” atrás y ponerte en sintonía con el propósito de tu alma. Allí están las bendiciones; la satisfacción; la plenitud. Anímate porque es un camino de toda la vida; que se recorre paso a paso; y es el viaje más hermoso que puedas vivir jamás. Es un camino personal, pero descubrirás que estarás más acompañado y protegido que nunca…

                                                                                                                                                                         

Con cariño,

Maestra Ximena Solar

Share on Facebook26Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0