La gratitud salva

Venimos saliendo del período más negativo del año, que culmina con Tisha B’Av.  Este es un período de gran oscuridad, en el que los problemas se agudizan y muchas veces parecen no tener salida, y como consecuencia, muchas veces nuestra plegaria se concentra en suplicar por lo que nos acongoja o nos falta.

De acuerdo con Rav Arush, el agradecimiento es la parte más importante de la plegaria, de la que depende toda la conexión con El Creador, y por tanto es la parte donde existen más obstáculos, porque a todo el mundo le resulta mucho más fácil rezar con súplicas y lloriquear ante Dios; es mucho más sencillo y fácil ir directamente al tema y llorar por las carencias, porque ese es el camino natural; tratar de saciar las carencias.

Sin embargo, el agradecimiento nos trae mucha más abundancia que todos los pedidos, porque es solo a través del agradecimiento que uno puede llegar a librarse de la adversidad, porque en principio todos los sufrimientos llegan solamente porque no entendemos que todo es para bien, y cuando vemos cosas que no nos gustan y no logramos entender, “sospechamos” que El Creador no está actuando con justicia y entonces provocamos el ocultamiento de Dios, que nos trae más adversidades que no comprendemos, y cuando no nos fortalecemos para entender que todo es para bien, seguimos cayendo en el ocultamiento y los sufrimientos crecen

El agradecimiento crea milagros, porque cuando la persona entiende que absolutamente todo es para bien, que todo proviene de la mano del Creador, entonces agradece hasta por los problemas, porque entiende que son para su propio bien, aunque no sepa de qué manera serán para bien, entonces esta gratitud es la que opera milagros, porque abre la puerta para que este bien se manifieste.

1
¡Hola!
¿En qué podemos ayudarte?
Powered by