…Y la Luz llega…

Un querido alumno me enseñó una meditación de sanación pránica, que comienza diciendo “Yo no soy el cuerpo, Yo no soy las emociones, Yo no soy los pensamientos, Yo no soy la mente, Yo soy el alma….”. Qué difícil es vernos a nosotros mismos despojados de todos aquellos elementos que, aparentemente nos conforman como ser individual (cuerpo, mente, emociones y pensamientos). Renunciar sólo momentáneamente a esas cosas, aunque sea para realizar un breve ejercicio de meditación, es casi imposible, pero….¡Qué liberador!

Traer a la conciencia nuestra condición de almas nos conecta auténticamente al 99%, sin velos, sin distracciones y sin la carga de nuestros compromisos cotidianos. Y al hacerlo se produce el milagro: La luz entra.

No sólo eso: entra fácilmente.

Y cómo no, si al fin y al cabo, la luz está siempre disponible. Somos nosotros quienes no podemos acceder plenamente a ellas. Recordar nuestra verdadera naturaleza nos da la ansiada claridad para ver las cosas tal como son….Y la luz llega….

Que tengan una buena semana.

Cariñosamente,
Maestra Carolina Castagneto

Share on Facebook35Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0