Somos uno

Cuando comentamos en clase que nuestra gran tarea y misión es transformar nuestra naturaleza reactiva en una proactiva, entendemos también que venimos a transformar nuestra naturaleza egoísta en altruismo y generosidad. Esto significa superar cada vez más la tendencia automática que todos tenemos de pensar primero y solamente en nosotros mismos, nuestros deseos e intereses personales por sobre los de cualquier otra persona.

De a poco aprendemos -y es bueno siempre volver a recordar- que todos los que nos rodean son nuestros aliados en este juego; proponiéndonos situaciones que son las propicias para aprender y corregir los aspectos que venimos a resolver. Cuando los demás nos proponen situaciones amables, es más fácil de recordar; pero cuando algunos otros nos proponen solo desafíos tendemos a olvidar y caemos en la trampa de creer que el enemigo está afuera.

Esta semana recuerda tu misión y no te confundas. Hasta las personas más difíciles están en tu vida con un propósito y cuando buscas el desafío de proactividad en tu interior; lo aceptas y corriges; todas las almas se benefician con esa Luz. Cuando el otro te desafíe, no compitas, entiende el mensaje que hay para ti y libera la situación con amor. Todos estamos jugando el mismo juego, a todos nos cuesta el desafío y cada aporte de cada uno de nosotros nos suma a todos. Somos aliados, compañeros, hermanos; somos parte de la misma alma. Somos células de un mismo ser: cuando aceptemos nuestras diferencias y aportes, hagamos lo que venimos a hacer y apoyemos a los demás; veremos llegar el momento de ser una gran y única alma, sana y luminosa; brillando y canalizando sin obstáculos la hermosa Luz del Creador. Que seamos meritorios de experimentarlo todos juntos, en Amor y Luz, pronto y con alegría.

Con cariño,

Maestra Ximena Solar

Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0