El poder del amor incondicional

Nuestros sabios nos enseñan que cuando el amor entre dos personas está sujeto a una condición, es limitado, pues sólo podrá existir en tanto exista la condición que lo sostiene. Es como un aparato eléctrico que solo puede funcionar mientras esté conectado a la fuente eléctrica de poder, pero si nos quedamos sin electricidad, deja de funcionar el aparato.

En cambio el amor incondicional, no está sujeto a nada, no está limitado por ninguna condición y por eso nunca deja de existir.

Victor Frankl dice en su libro El hombre en busca de sentido:

Hoy les quiero hacer una invitación especial: durante esta semana practiquemos el amor incondicional con nuestros seres queridos, démosle un abrazo cariñoso y preguntémosle ¿sabes que te quiero?

Estamos llamados a hacer de este mundo un lugar de amor, pero a veces el mundo es un lugar muy grande, partamos entonces por nuestra casa, nuestros amigos, nuestros vecinos. Repartamos cariño solo porque somos almas que en un lugar remoto estuvieron unidas, finalmente somos parte del mismo clan.

Te invito a meditar en el nombre de Dios N°12.

Que tengan una semana llena de amor.

Afectuosamente,
Maestra Claudia Vásquez

Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0