Cada día es una “micro vida”

Estamos iniciando un ciclo nuevo de renovación para toda la humanidad; Yom Kipur, el día del perdón, nos ha dejado la maravillosa oportunidad de comenzar limpios, nuevos, luminosos y capaces de convertir nuestros errores en oportunidades y comenzar a ser más proactivos en vez de reactivos; dejar de quedarnos pegados en nuestras culpas, rabias, recuerdos dolorosos y victimización por lo que pudo haber sido y no fue.

Pensemos desde hoy que cada día es una microvida, donde podemos crecer, aprender, dejar ir el dolor, perdonar, tomar importantes decisiones como estar más alegres y sentirnos exitosos con lo que nos toca este día, irnos a dormir teniendo la convicción de que estamos en manos de Dios, esperando el milagro de despertar para un día más, una microvida más.

¿Entonces qué decides? permanecer en el pasado que te atasca, en las cosas que no te resultan o hacer de tu vida y del mundo un lugar más hermoso donde puedes dar tu sonrisa, tu aporte, tu contribución desde el lugar en que estás y con los dones que Dios te ha regalado.

Con cariño,
Claudia Vásquez V.

Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0