4 momentos diarios para conectarte con tu pareja

Algunas de las acciones más efectivas que puedes hacer para mejorar tu matrimonio son sumamente simples, y si te comprometes a hacerlas con regularidad, transformarás los aspectos mundanos de tu relación en oportunidades para conectarte.

Hay cuatro momentos críticos de transición en el día, los cuales pueden ser utilizados para construir una relación fuerte y duradera: cuando te levantas, cuando sales de la casa para ir a trabajar, cuando vuelves de trabajar y cuando te acuestas. A pesar de que esto no te exime de conectarte durante el día, si fijas estos cuatro momentos de conexión entonces será como si estuvieras conectado todo el día.

Estos momentos de transición son cruciales. Cuando te levantas en la mañana marcas la pauta para todo el día. Al comenzar con una conexión emocional cuando te levantas, empiezas tu día con el pie derecho y te alistas para tener más experiencias positivas con tu pareja.

Cuando sales a trabajar, se separan por el resto del día. Conectarse en ese momento ajetreado te permite, por así decir, llevar a tu pareja contigo. Incluso si están separados físicamente, llevarán el apoyo y amor con ustedes durante todo el día.

Volver a casa es una oportunidad de transición después de un día ajetreado que te permite enfocarte en lo más importante: tu familia. Conectarte con tu pareja en ese momento brinda un refugio del estrés del día.

Finalmente, cuando te acuestas, concluyes el día con una nota positiva, preparando el día siguiente para que haya una conexión aún mayor.

Encontrar estos momentos regulares para conectarse fortalece la relación. Construye confianza y ayuda a sentir que uno puede apoyarse en la pareja. ¿Qué debes hacer exactamente en esos cuatro momentos críticos? Comparte una afirmación positiva o un halago. Mírense a los ojos durante 15 segundos. Abrácense. Conversen.

Hablen sobre lo que los hace sentirse conectados. Puede que necesiten cosas diferentes, y eso está bien. Pueden alternar o hacer ambas cosas. No es necesario que tome demasiado tiempo. Incluso 30 segundos de conexión harán maravillas en la relación. Es asombroso cómo las parejas pueden vivir sin establecer periódicamente una conexión significativa. ¿Cuándo fue la última vez que miraste a tu pareja a los ojos? Hazlo y verás cómo todas las distracciones se desvanecen y cómo esto te lleva de vuelta a una profunda conexión espiritual que quizás no has experimentado en años. Hoy en día estamos tan distraídos con la tecnología. Siempre estamos ocupados chequeando el teléfono, revisando nuestro Facebook o nuestro correo electrónico. ¿Cuándo tenemos tiempo para dedicarnos a nuestra pareja?

Elimina todas las distracciones y hazte el tiempo para conectarte con tu pareja. Te asombrará cómo los rituales más simples crearán los mayores cambios en tu matrimonio.

por Rav Shlomo Slatkin

Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0