Los 10 ingredientes para vivir una vida feliz

¿Te falta alguno de ellos en tu vida?

1. Salud física. Es difícil sentirse bien cuando tu cuerpo se siente enfermo (5 consejos prácticos: come sano, haz ejercicio, duerme lo suficiente, no hagas cosas peligrosas, reza por salud).

2. Aprecia tus riquezas. Ya somos ricos, solamente tenemos que darnos cuenta cuán ridículamente ricos somos realmente. Haz una lista de tus bendiciones, incluyendo cada parte de tu cuerpo que funciona, tus posesiones, las personas que amas en tu vida, las actividades significativas en las que estás involucrado… ¡y mira cuán ridículamente rico ya eres!

3. Pensar positivamente. Nadie pasa por la vida sin enfrentar situaciones desafiantes, personas ofensivas y el ocasional sufrimiento. Pensar positivamente en las situaciones desafiantes es fundamental para la felicidad. La forma en que elegimos responder ante las situaciones desafiantes es lo que determina nuestro estado anímico, no la situación misma.

Por ejemplo, Joe y Ben pierden sus vuelos porque el transporte al aeropuerto se retrasó. Joe está furioso y permanece enojado el resto del día. Ben se dice a sí mismo, “No estoy feliz, pero ¡han pasado cosas peores! ¿Cómo puedo utilizar mi tiempo productivamente mientras espero el siguiente avión?”. Dos horas después Joe sigue furioso por el chofer irresponsable mientras que Ben ya siguió adelante y está utilizando su tiempo extra para adelantar algo de trabajo.

4. Quiérete a ti mismo. Queremos a los otros cuando nos enfocamos en su belleza interna. Para quererte a ti mismo enfócate en tu belleza interna y en tus virtudes. ¿Qué te hace único y bello?

5. Ten una relación sana con tu Creador. Dios te entiende, te quiere, cree en ti y te concede interminable bendición cada día. Tenlo en mente y agradécele.

6. Vive a la altura de tus valores morales. Vive de acuerdo a tus valores tales como integridad, bondad y paciencia. De esa forma podrás verte al espejo y saber que estás viendo a una persona buena. Será difícil sentirte bien contigo mismo si eres deshonesto, egocéntrico o egoísta.

7. Nutrir relaciones especiales. Tener una relación especial puede transformar tu vida y quitar la sensación de soledad. (La palabra en hebreo para vida es jaim, que es una palabra en plural, porque si no estamos conectándonos de forma significativa con otros, no estamos viviendo realmente).

8. Perseguir metas significativas. Nos sentimos más vivos cuando perseguimos metas significativas. La vida vibra con verdadero significado. ¿Cuáles son algunas de las metas más significativas que te gustaría perseguir?

9. Haz tu contribución única. Tú tienes una contribución única para hacer en el mundo; una contribución que tiene relación con tu esencia y la cual es profundamente significativa. A medida que compartes tu luz y tu bondad con otros, te conviertes en un ‘socio’ para perfeccionar el mundo.

10. Crecimiento diario. Si no creces, te sentirás estancado. Debes asegurarte de hacer, cada día, algo que te ayude a convertirte en esa persona que quieres ser y a alcanzar las metas que anhelas. ¡Saber que estás haciendo esto es un placer fantástico!

 

por Rav Jaim Vegoda

Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0