Un tiempo para alegrarse y compartir

Se acerca la festividad de Purim (14 de Adar, 12 de Marzo) lo que nos recuerda que la alegría no solo es algo que solo se produce cuando las cosas nos están saliendo bien o experimentamos un evento que nos provoca felicidad, sino más bien, la alegría es una “obligación”.

Sí, un deber, simplemente porque estamos vivos, porque cada día nos levantamos y abrimos los ojos, esto sería suficiente para estar alegres y estimulados para observar la belleza de la vida y de este mundo a pesar del aparente caos que nos rodea.

Aprovechemos la energía de Purim y alegrémonos y festejemos el milagro de existir, pero no lo hagamos solos, compartamos con los demás. Hay unas lindas tradiciones de Purim que nos instan a celebrar y compartir, aquí van unas ideas para ti:

  • Invita a tus familiares y amigos a una rica cena, solo con el fin de celebrar la vida y estar contentos y decirles lo mucho que aprecias su compañía
  • Haz un regalo a alguien solo porque sí, pero preocúpate que sea algo preparado por ti con amor y dedicación
  • Da caridad a alguna persona que lo necesite
Compartir nos hace felices, dar algo que es nuestro (tiempo, esfuerzo, dedicación, palabras, consuelo, conversación, bienes materiales, dinero, etc.) nos llena automáticamente de alegría y milagrosamente comenzamos a recibir más, más para seguir compartiendo.
Y por último, como enseña Rabí Najman, si aún te cuesta estar alegre, entonces haz algo tonto que haga recobrar la alegría. Les dejo la tarea.
Que tengas una bendita, alegre y feliz semana.
Con amor
Claudia Vásquez V.
Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0