Creer en mi plegaria

Aprendimos en la parashá de esta semana (Toldot), que el Patriarca Itzjak rezó para que su esposa Rivka, que era estéril, concibiera un hijo. Sus plegarias fueron escuchadas y después de 20 años de espera, Rivka tuvo mellizos.
La profundidad de este pasaje de la Torá tiene muchos secretos para nosotros:
  • Nosotros los seres humanos realmente no rezamos para cubrir nuestras necesidades, sino que tenemos necesidades y aflicciones para aprender a rezar y conectar con el Unico que puede oírme y ayudarme: Hashem.
  • Nunca hay que parar de rezar, dicen los sabios, que si existe una carencia es porque no se rezó por ella o se rezó muy poco.
  • Creer en la propia plegaria, sentir verdaderamente que mi sencilla y personal conversación con Dios, tiene el poder de cambiar mi vida actual, mi futuro y hacer milagros allí donde todo dice que es imposible.
Que esta semana esté plena de abundantes plegarias y la certeza que Hashem te escucha y está pronto a cumplir tus deseos del corazón.
Con cariño,
Maestra Claudia Vásquez
Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0