Virgo Elul: La oportunidad de comenzar una vida nueva

Queridos Amigos:
Este  mes de Virgo Elul, a diferencia de cualquier otro en el año, Hashem  nos regala la oportunidad de renacer. ¿Cómo sabemos de esto? Sabemos porque este mes en hebreo se llama Betulah, que traducido al español significa virgen. O sea este mes se nos da la oportunidad de quedar en estado virginal como recién nacidos.

Es decir que con el suficiente trabajo espiritual, podemos comenzar una vida totalmente nueva, a partir de cero.

Entonces este mes, el Creador  te pregunta

 ¿Si volvieras a nacer que te gustaría mantener contigo y que te gustaría dejar atrás?

Debemos poner mucha atención a esta pregunta y a la respuesta que demos, ya que sabemos que de manera absoluta en 40 días más, en el año nuevo se estará decidiendo cuanto vamos a ganar, como va a ser nuestra salud, si nos vamos a casar, si vamos a tener pareja, y en general todo nuestro próximo año será decidido  a partir del día  24 de Septiembre.

Esto quiere decir que en 30 días más y por el lapso de 2 días la corte celestial de la causa y el efecto entrara en sesión, y todos y cada uno de nosotros pasaremos frente a todas las acciones de este año, y ahí será determinado, lo que antes dijimos, nuestro destino del próximo año

Y es por esto queridos, que es en este mes, de cierre de ciclo  donde debemos empezar a aplicar toda nuestra sabiduría espiritual, y ponerla al servicio de lo que es realmente bueno y verdadero en nuestra vida entendiendo que estos son días en que el Creador tendrá grandes oídos dispuestos, para escuchar, nuestras dudas, deseos, necesidades, miedos etc.

Los sabios nos dicen que hay una fórmula que de aplicarla este mes saldremos airosos y construiremos un año glorioso para nosotros y los nuestros.

Esta fórmula en hebreo es la fórmula de las tres T. Teshuva, Tzedaka y Tefilah lo que traducido al español significa  Arrepentimiento, Caridad y Plegaria.

Kabbalisticamente Arrepentimiento no es solo el darnos cuenta de nuestras trasgresiones, sino que el ser capaces de ver que aquello que nos ocurrió o nos está ocurriendo es producto de nuestras propias trasgresiones.

Entonces una vez que vemos conscientemente nuestras trasgresiones, tomar acción para reparar lo que hicimos y al mismo tiempo, hacemos un compromiso con nosotros mismos y con el Creador de no volver a caer.

Luego tenemos la Caridad. En realidad Caridad es una mala traducción porque lo que se entiende por Caridad es que nosotros al hacerla estaríamos ayudando a alguien. En realidad y sobre todo este mes cuando se nos pide que activemos el dar, es porque ese dar ayudara a eliminar nuestras trasgresiones duras especialmente aquellas que hayamos hecho en todos los ámbitos relacionados con el dinero.

Sin embargo también sabemos que la Tzedaka, el dar, tendrá que ver con ayudarnos a corregir en los cielos aquello que hemos hecho aquí en la tierra.

Debemos entender que nada de lo que hacemos, queda sin ser anotado en el libro de los registros Divinos y que este registro es abierto el día de Rosh Hashana para otorgarnos el ingreso durante topo el próximo año.

De manera que si tenemos deudas en relación a nuestra relación con el dar y con el dinero, lo mejor es antes del dictamen final, activar nuestro dar.

Y en tercer lugar tenemos la Plegaria que para nosotros es la Plegaria personal, ya que sabemos que esta es la que abre todos los caminos que están cerrados, lo que no entendemos, y además nos lleva a entender de la mano del Creador cual es el propósito por el cual estamos en el mundo.

La Plegaria podemos decir es el componente de la formula que además de llevarnos al mayor premio que podemos tener, como es la cercanía con el Creador, nos permitirá entender y activar los otros dos elementos de la formula (la Caridad, y el arrepentimiento) ya que es la relación firme, segura y confiada con Dios la que nos abrirá las puertas de la sabiduría para que entendamos  Porque debemos hacer caridad, y porque debemos corregir aquellas acciones, que a veces ni siquiera recordamos que hicimos.

O sea a cada persona que pide que se le muestre lo que debe corregir, el Creador misericordiosamente  y sin dolor le mostrara cuáles son esas áreas oscuras en las que debe inyectar Luz.

Sabemos que este mes el Creador despliega toda su ayuda para que todos los que sabemos y deseamos nos acerquemos.

El Arrepentimiento, la Caridad y la Plegaria, son desde ya elementos que nos ayudan a estar más cerca, ya que cercanía implica recibir cercanía y bondad divinas.

Como sabemos que en el mundo y en nuestras vidas no hay casualidades y todo es dirigido por la Supervisión Divina, por Hashem, es que podemos hacer un paralelo con la porción de la semana de la Torah que se llama REE  y el Rosh Jodesh de Elul de Virgo y obtener de ella que es lo que debemos hacer para aprovechar de este mes que comienza en esta noche.

La Perasha de la semana, la porción de Ree, que significa “Mira”, comienza con una tremenda declaración de Moises, el que hace un gran llamado a esa generación, como también nos hace un gran llamado a nosotros.

Dice literalmente “Mira, hoy presento ante a Ustedes la bendición y la maldición”

Lo que llama inmediatamente la atención es la inmediatez del mensaje de Moshe, en el entendido que todo lo que Moshe hace es por boca de Hashem.

Por tanto “Mira”, nos hace un llamado a observar y observarnos sobre todo este mes, en relación a las decisiones que tomamos, las acciones que hacemos, en el entendido que cada una de ellas puede tener la relevancia de ser “bendición o maldicion” dependiendo de cuan informada espiritualmente sea esta.

Este Mira también debe ser para nosotros el observar y hacer nuestro aquello que Hashem nos regala en la Torah como normas de vida y precisamente en esta porción aparece algo que nos debe llamar la atención.

Dice la Torah mas adelante:

“Ustedes son hijos de Hashem, su Elokim. No se hagan heridas en el cuerpo ni se rapen ninguna parte de la cabeza en señal de duelo” (Deuteronomio 14: 1)

 ¿Por qué no podemos hacernos heridas en el cuerpo ni raparnos la cabeza en señal de duelo, cuando en realidad en momentos tan duros como esos, las personas reaccionan de las más diversas maneras? Por tanto como se dice hoy día, cada uno debería hacer con su cuerpo lo que quiera.

 La verdad es que es cierto que de acuerdo con el libre albedrio, cada uno puede hacer con su cuerpo lo que quiera, sin embargo no es la marca, o tatuaje en sí mismo (o sea, no es la imagen por si sola) sino que hacia dónde conduce esa imagen a la mente de la persona lo que se torna preocupante, porque en esencia, debemos desprender que del inicio de la Perasha, donde se nos llama a elegir entre bendición y maldición, que claramente lo que nosotros deseamos es bendición.

De acuerdo con el santo Arí nuestros cuerpos físicos están relacionados con la Toráh, y al igual que un artista firma su nombre en su obra de arte, o una persona inscribe su nombre en cada artículo de valor que posee, Di-s, que en esencia nos posee y es el artista que ha formado cada ser humano, ha inscrito su nombre en cada ser humano para recordarnos de su propiedad.

Los dos ojos son muy similares en forma a la letra hebrea “Yud”, que tiene un valor numérico de diez. Por tanto, los dos ojos tienen el valor numérico de veinte. La nariz es muy similar a la letra hebrea “vav”, que tiene el valor numérico de seis. El valor de estos tres elementos es igual a 26, lo que equivale numéricamente al gran  nombre Divino, de la  misericordia.

Este código numérico indica que el artista que nos ha formado y nos posee no es otro que Dios mismo, quien es misericordioso con toda Su obra, o sea con todos nosotros.

Por lo tanto, la Toráh prohíbe el grabarse  un tatuaje en el cuerpo (lo que era una manifestación de duelo en la antigüedad).

Porque?

 Porque el tatuaje no hace otra cosa que dañar la forma natural del cuerpo que  Di-s mismo diseña específicamente y le da  ciertas características para que puedan influir a la persona  hacia un comportamiento positivo.

Por deducción un tatuaje deforma el diseño natural y la influencia espiritual positiva que Di-s ha previsto.

Kabbalisticamente esto quiere decir que el tatuaje distorsiona y contamina la luz de Di-s que el cuerpo de cada persona absorbe, al igual que una antena doblada produce una imagen distorsionada en una pantalla de televisión.

Sabemos  que un tatuaje, (que es equivalente a mutilación), causa que la Luz de Hashem, y la percepción de Hashem, se distorsione dentro de la persona misma.

Ahora, sabemos que esta distorsión nos solo ocurre dentro de la persona misma sino que también, transmite Luz e ideas distorsionadas a las demás personas cercanas, que están conectadas con su alma, y que además envía estas señales confusas a los mundos superiores de los cuales emana la Luz para proveer sustento.

Entendemos entonces que el tatuaje no solo daña la parte física de la extremidad tatuada  sino que también la esencia espiritual.

 Sin embargo, alguien que tiene un tatuaje no debe caer en la desesperación. Sabemos que todo puede ser corregido cuando nos unimos al Creador ya que Él es Quien puede compensar la propia Luz distorsionada de la persona.

 Cuanto más una persona pueda hacer la paz entre su cuerpo y su alma, más es la paz y la armonía que puede aportar a los aspectos físicos y espirituales de la creación. Para llegar a esta paz nunca se debe descuidar las necesidades del cuerpo o el alma.

Y aquí es donde podemos encontrar nuestra lección.

Todas las acciones, las trasgresiones que hemos hecho durante el año están adheridas a nosotros, como tatuajes en nuestra alma que distorsionan lo que realmente necesitamos, que distorsionan el trabajo del alma.

La diferencia obvia es que un tatuaje en el alma es algo en lo que podemos trabajar para deshacernos solo cuando estamos en una relación activa con el Creador, como hemos enseñado hablando con El, volviendo a Él y pidiéndole que sea Él quien nos ayude a deshacernos de estos tatuajes que hemos adquirido durante el año.

Debemos saber que este es precisamente el momento, el mes del año más propicio para deshacernos de esas adherencias en el alma  y esto lo obtenemos del nombre hebreo del mes que  se llama ELUL, donde cada una de las letras del nombre son la inicial de las palabras “Ani Le Dodi Vedodi Li” lo que en español significa “Yo soy (para) mi amado como mi amado es para mí”.

Esto implica cercanía, y está escrito que hay que acercarse mas a Hashem cuando El está cerca.

Los amados somos nosotros, los seres humanos, Su creación más perfecta y este mes Hashem nos estira su mano para que podamos desprendernos de las mochilas que hemos ido creando y arrastrando, y la manera es teniendo profunda Emuna y acercándose a Él en plegaria personal, y pedir desde el corazón que nos ayude.

Tal como dice Rab Arush. El que cree en Dios habla con Él, el que dice que cree y no habla con El, entonces no cree.

Queridos, este es el mes mundial de la cercanía con Hashem, el mes de los preparativos para el nuevo año, debemos aprovechar la oportunidad y comenzar un año livianos, sin carga de manera que todas las bendiciones que Hashem nos quiere dar, encuentren un espacio en nuestra alma.

Pido a Hashem que este mes sea para todos nosotros un mes de Unidad con El, un mes de Emuna, un mes en que veamos su mano en todos los regalos que tenemos en la vida, un mes de alegría, un mes de sanación para los enfermos, un mes en que recibamos todo el ingreso que necesitamos, un mes en que realmente estemos cerca de Él Quien es la fuente de toda la Alegría. Amen, Shabat Shalom, Jodesh Tov.

Por Maestro Daniel Abaud

Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0