Rosh Jodesh de Capricornio, un mes de milagros

Capricornio es una época de negatividad y oscuridad. No es recomendable hacer inversiones, casarse, comprar una casa o tomar cualquier decisión importante.

Sin embargo, Capricornio también es un mes de milagros. ¿Cómo puede ser esto? Pues la corrección de Capricornio está en la fe. Mirar el mundo desde lo espiritual, desapegarse de lo físico. Un Capricornio necesita descorrer el velo para observar el mundo desde el plano espiritual y entender que todas las energías se mueven desde lo no fisico, Debe salir de las estructuras que conoce, de lo racional. Cuando lo logra, Capricornio abre una puerta en los cielos desde la cual bajan milagros y bendiciones.

Cuando un Capricornio sale de su plano inmediato, y aprende a dar a otros, genera una energía poderosa que cambia la vida de quienes le rodean. La misma tenacidad que ocupa en conseguir sus metas, Capricornio puede usarla para compartir, ayudar y acercarse a su Creador. El intenso deseo de recibir se transforma en deseo de compartir, lo que crea las condiciones para que Luz de los cielos inunde la vida de Capricornio y lo haga crecer. Por ello, Capricornio debe elevar su mirada a las alturas, como dicen lo Tehilim ” Elevaré mi mirada sobre los montes ¿de dónde obtendré auxilio? Mi Ayuda proviene de El Eterno, quién formó los cielos y la tierra”

Capricornio es un signo de tierra. Está apegado a la materialidad. Quienes nacieron bajo este signo buscan continuamente las posesiones materiales y los logros financieros. De hecho, Capricornio es emprendedor por naturaleza, responsable, estructurado aunque también frío, calculador y distante.

La imagen de un “caprino” nos deja entrever que su lucha es llegar alto, alcanzar el éxito sin importar mucho el costo que ello implique. Quienes nacieron bajo la influencia de este signo, les importa mucho el “qué dirán”, el “status” y se sienten frustrados si no lo poseen, por ello se empeñan en obtener reconocimiento social y éxito financiero.

Su naturaleza, sin embargo, es de duda respecto a lo que posee. Capricornio le teme a las carencias materiales, lo que lo convierte en un ser ahorrativo y un poco “amarrete”. Le cuesta dar porque siente que los demás deben ganarse las cosas al igual que él.

Por otro lado, es un signo con un fuerte sentido de lo social, que entiende a la perfección cuales son sus deberes y obligaciones respecto a quienes le rodean. Ansía que se le reconozca, por lo tanto los nacido bajo este signo son responsables, disciplinados y trabajan duro. Un Capricornio tratará siempre de cumplir su palabra.

A las personas bajo este signo les cuesta elevarse hacia lo espiritual. La fe no es de su agrado, ya que sienten que no pueden creer en lo que no se puede ver y tocar. Si están en aprietos económicos, harán de todo antes de entregarse a la Fe. Necesitan elementos físicos que les den seguridad, y en la fe no se sienten cómodos. Por ello, parte de su corrección es entender que todo proviene de los Cielos, que lo importante no se puede ver y que la verdadera riqueza es espiritual.

Por M. Leonardo Burgos

Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0

Los comentarios están cerrados.