Rosh Jodesh Sagitario: El mes de los milagros

Muchas personas en el mundo reportan haber sido parte o ser parte de un milagro y ese milagro se lo atribuyen, a algo o a alguien vivo o muerto, que tuvo participación en el evento llamado milagro.

Sin embargo en Kabbalah sabemos que no hay ninguna cosa que ocurra en este mundo que no sea guiada, y que no tenga la participación directa de la Luz del Creador.

Por lo tanto hemos designado ¿Señor? este mes como el mes de los milagros en el entendido que siempre en relación y en la presencia del Creador, todos y cada uno de nosotros es capaz de crear sus propios milagros.
¿Y cómo creamos nuestros propios milagros? Lo primero y muy importante es la sabiduría, en este caso saber cuál es la energía imperante durante el mes, de manera de entender cuáles son las oportunidades y desafíos que tendremos al frente.

Y eso es precisamente lo que vinimos a hacer esta noche. A hacernos consientes a través de “saber” con mayúsculas que energía, que oportunidades están disponibles para nosotros.

Por otro lado, aprendemos en Kabbalah que nada de lo que ocurre en este mundo es una casualidad, y que por tanto, hay una siempre buena razón por la cual, Hashem crea los meses y en ellos inyecta determinadas energías, siempre relacionadas con nosotros y con el trabajo que nos toca hacer.

Como ejemplo de esto es simplemente la sensación de alivio que empezamos a sentir desde ayer cuando el mes de Escorpión nos dejo para dar paso a Sagitario.

Y claramente el mes de Escorpión no fue para nadie fácil, con tremendos desafíos en las relaciones y en lo emocional.

Esto significa que desde el punto de vista de la Luz, era necesario, para que cambiáramos y corrigiéramos el tener estos desafíos, comandados por el planeta Marte, que es el planeta que trae, y que es canal de los enfrentamientos.
Aquí debemos recordar ¿Señor? el principio que dice que “no hay dificultad sin una trasgresión previa” lo que significa que aquellos que vieron, y que sintieron que a nivel emocional “se quemaban por dentro”, es exactamente y bondadosamente, lo necesario para lograr corregir en el campo emocional, o de las relaciones y así poder seguir construyendo, habiendo ya corregido.

Es muy interesante Señor pensar en este cambio real de energía que está ocurriendo. Señor ¿Cómo es posible que ocurran cambios tan dramáticos de un mes a otro y que las personas que no saben de esto sean presas de las más diferentes emociones, sin saber que está ocurriendo y porque está ocurriendo? ¿Por qué es así Señor? Ciertamente todos aquellos que pudieron en medio de la batalla cambiar las emociones y sentimientos que presionaban, pueden decir que el haberlo hecho es en sí un milagro.

Esto es así porque es necesario que todas las personas cambien y evolucionen para bien, ya que sabemos que es Dios mismo el que está en la dificultad para ayudarnos a hacer esos cambios necesarios para nuestra alma.
O sea desde ya el hecho que tengamos, meses, planetas e influencia es en sí un milagro, para permitirnos a nosotros mismos crear nuestros propios milagros, ya que en una declaración impresionante los sabios nos dicen que todo fue creado por Dios el primer dia, y tal vez el primer minuto o el primer segundo.

Y es así como llegamos a este mes de Sagitario-Kislev en hebreo, con la sabiduría que es el mas de los milagros o más bien de que nosotros podemos crear nuestros propios milagros, porque la energía para hacerlo ya fue creada, para nosotros el primer dia.

Ciertamente nosotros podemos entender un milagro como aquello que ocurre y que no está dentro de los marcos de lo posible. Recuerdo una historia que me conto mi señora respecto de un alumno de nuestra Fundación de la clase de Iniciación a la Kabbalah, quien relato que una de las razones por las que él había venido a estudia Kabbalah era porque quería entender la razón por la que su pequeña hija tenía cáncer. En sus clases había aprendido de la importancia de compartir, y una noche tarde tocan la puerta. El abre y se encuentra con un señor que le pide diarios y botellas. Este padre cansado de su dia de trabajo y además con el tremendo dolor y peso encima de tener a su hijita enferma, no tenía ganas de darle nada, sin embargo, tomo algunos diarios y botellas, y se los dio. Al parecer el hombre le pregunto si era todo lo que tenia, lo que encendió el deseo de este alumno de compartir. Por lo tanto le dice al hombre que pase y que de cierto lugar en la casa saque todos los diarios y botellas que encuentre.

Al salir el hombre, luego de haber cargado su carretón, le pregunta ¿Señor, en esta casa hay una niñita con cáncer, cierto? El alumno responde que si, a lo que el hombre replica. “Bien, a partir de la próxima semana su hija no tendrá más cáncer”. Algo que Baruj Hashem ocurrió y nos fue relatado por la boca de un padre ahora feliz.

Aquí la pregunta es ¿Quién creo el milagro? Ciertamente podemos decir que el que la niñita se haya sanado fue un milagro enviado por los cielos, pero el que en esencia, crea la posibilidad de que ese milagro tan necesario en su vida ocurriera, fue este hombre, con su decisión de que pese a su cansancio y dolor, era muy importante compartir. Y de nuevo fue su decisión de compartir lo que creo el milagro.

Por otra parte son muchos e innumerables los relatos de milagros que cuentan aquellos que hacen Tzedaka aquí en la Fundación, sobre todo aquellos a quienes les ha costado comenzar a hacerlo.
En este caso podemos decir que a través de hacer Tzedaka en la Fundación, abrieron los canales necesarios para que los milagros se manifestaran en sus vidas.

Hagamos un pequeño pero importante ejerció. Por favor cada uno cuéntele a su compañero de al lado, algún milagro que le haya ocurrido (si no recuerda, algún milagro que haya escuchado).
Entonces podemos ver que cada uno tiene y ha creado sus propios milagros, porque tal como decimos, la relación de cada uno de nosotros con el Creador es personal y particular, y por tanto “ese milagro” es estructurado en los cielos de acuerdo a lo que nosotros hemos generado.

Ahora como representación de esta relación de Dios con nosotros, este mes está representado en los cielos por un hombre disparando un arco. Es por eso que a este mes también se le llama Keshet, que significa “Arco”, y los sabios nos dicen que este arco no se refiere al arco que dispara flechas, sino al arco iris, que fue la señal Divina para decirla a Noé que ahora luego del diluvio estaba protegido y que nunca más la humanidad iba a sufrir una destrucción total.
¿Y cuando ocurre esto? ¿Cuándo es que aparece en el mundo el arco-iris? Precisamente en el mes de Sagitario y de manera interesante y para que entendamos la relación con lo que sentimos durante el mes de escorpión, el Diluvio que había comenzado un año antes “en escorpión”, finaliza en Sagitario y tiene como señal de su fin el que haya aparecido un arco-iris.

Aquí podemos entender porque este mes es propicio para que creemos nuestros propios milagros. Simplemente por el hecho de que el Creador crea las condiciones energéticas necesarias para que estemos cercanos a esa realidad, que El puso dentro de todos nosotros, que es la realidad de ser creadores de realidades, lo que significa que aunque todos dependemos de lo que el Creador nos da para la vida, el cómo vayamos haciendo la vida depende de nosotros.
En gran ejemplo, la gran señal de que “todo es posible” nos la entrega el impresionante evento que ocurre en el segundo siglo antes de la era común, donde un gran imperio, el imperio Sirio-Griego, conquista el templo de Jerusalem (Kabbalisticamente el centro de la creación, donde hasta hoy la presencia Divina es más fuerte e importante que en cualquier otro lugar de la tierra) intentando desacralizar todo el trabajo sagrado que ahí se hacía allí e imponiendo que todos los judíos que allí Vivian (y esto es muy importante) se convirtieran a una cultura pagana que este imperio propiciaba.

En respuesta a esto un pequeño grupo de sacerdotes judíos se enfrenta a miles y miles de soldados que poseían el mejor armamento del mundo (En el año 164 antes de la era común) los expulsan del templo, y el dia 25 del mes de Kislev-Sagitario, vuelven a encender la Menorah, la lámpara sagrada que está conectada, con la Luz, que es la bendición del Creador en el mundo.

Ese es el evento cósmico-espiritual creado por unos pocos y quienes en contra de toda lógica vencen a los muchos y poderosos.

¿Y porque ahora y no en otro mes? Porque ellos sabían que las condiciones energéticas, espirituales, estaban dadas para que esto ocurriera o sea para ponerse por sobre todos los dictámenes de lo natural, de lo normal, de lo que las personas llaman lo lógico.

Sabemos que en el mundo de Dios, y de lo que él hace la lógica humana no tiene ninguna importancia, ya que El puede cambiar cualquier realidad en cualquier instante. Sin embargo de acuerdo al acuerdo que El tiene con nosotros el no interviene directamente para hacer los cambios por sí Solo, sino que nos ayuda a crear las condiciones para que nosotros lo hagamos.

Toda esta ayuda además está representada, por el planeta que estará presente para entregarnos la energía de milagros que es el planeta Júpiter. Júpiter es el planeta de los Sagitario, que son considerados los suertudos del zodiaco, ya que ellos son muy luminosos y van por la vida con la consigna de que al final todo va a estar bien.
De acuerdo al libro de la Creación, el Sefer Yetzira escrito por Abraham el Profeta, la letra que crea el signo de Sagitario-Kislev, es la letra Samej c y la letra que crea al planeta Júpiter es la letra Guimel g. Los sabios nos dicen que la letra Samej es el inicio de la palabra Somej que significa apoyo, y que la letra Guimel es el inicio de la palabra Gómel que significa benefactor.

O sea este es un mes para recibir el apoyo y el beneficio del Creador, y ciertamente nosotros como generación y de manera personal, necesitamos hoy más que nunca que el Creador nos dé una mano.
Y tal como dijimos antes para que El nos dé una mano, nos dé su apoyo y su beneficio es necesario que nosotros creemos las condiciones y las vasijas para que Su Luz se manifieste en nuestra vida. Amen

Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0

Deja un comentario