Hagamos una Sociedad Eterna

Para ser socios de Dios y así traer de Su Luz a nuestras vidas y a la humanidad, debemos empeñarnos en ser maestros de nuestra propia vida.

Esto quiere decir que no solamente debemos reconocer nuestros talentos, dones y tendencias sino que también debemos saber usarlos en el lugar y momento correcto.

Maestro Daniel Abaud

Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0

Deja un comentario