Profundidades Tenebrosas (Yanki Tauber)

“¡Si sólo lo Hubiera sabido!” No pasa prácticamente un día sin que nos lamentemos por las limitaciones de nuestra comprensión. “Si al menos hubiera sabido por qué ella dijo lo que dijo”; “Si hubiese sabido por qué el actuó de la manera en que lo hizo”. “Si por lo menos hubiera sabido por qué yo actuó de esta forma”…   Por supuesto que hay mucho para decir sobre los límites del conocimiento humano. El hecho de que no todo lo que sabemos nos otorga un espacio de la libertad  para tomar decisiones en nuestra vida. Grandes poetas y escritores por igual, están de acuerdo en que los enigmas de la vida son los que hacen que valga la pena vivir. Pero el no saber nos limita. ¿ existe la forma de saber y no saber al mismo tiempo? De hecho, existe. Para eso D’os nos otorgó el subconsciente. Todo lo existe sobre la tierra, según el Talmud, “También existe en el mar”. Los Kabbalistas aplican esta ley en un amplio espectro, explicando que toda la realidad puede dividirse en dos reinos: “Las palabras reveladas” y “las palabras ocultas” El mar es el “mellizo místico” de la tierra. El mar tiene montañas y cañones, ríos, sistemas climáticos y organismos vivos de todo tipo imaginable; pero todo está sumergido en las profundidades acuáticas, casi totalmente ocultas del ojo más inquisidor (sabemos más de la superficie lunar de lo que sabemos sobre el fondo de los océanos). De la misma forma, el mundo físico se ve reflejado en un universo espiritual oculto, y nuestro consciente es un reflejo de nuestra alma. Todo lo que existe en la tierra también existe en el mar.   Cada elemento de los mundos revelados tiene su realidad correspondiente en los mundos ocultos. Ambos pueden ser externamente diferentes como lo son los caballos y los caballitos de mar, a pesar de que están relacionados de una forma misteriosa. De este modo, cuando negociamos nuestras vidas con la parte “terrenal” de nuestra psiquis, estamos también bosquejando en el vasto reservorio de sabiduría e intuición almacenado en sus océanos.  ¿Qué une a estos dos mundos? Un viejo, viejo recuerdo: el recuerdo del día en que el mar se abrió para revelar todo lo que hay en él.   Nuestros sabios nos dicen que cuando el mar rojo se abrió para los hijos de Israel, todas las aguas del mundo se abrieron también. Las aguas amazonas, del rio de la plata y del Missisippi también lo hicieron, asi como las de las piscinas en california y las de cada tetera en China. El Grande tenebroso mar de los cielos también se abrió para revelar sus secretos a todos. Y el insondable y profundo mar de alma humana también se partió en dos, y solo por un pequeño instantem todos sus contenidos quedaron expuestos a la Luz del dia. Entonces las aguas de la creación volvieron a devorar sus mundos marinos y la vida volvió a la gloriosa ambigüedad que siempre fue. Pero la memoria de ese dia persiste aún, formando un tenue puente entre lo oculto y lo revelado

Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0

Deja un comentario