La esencia de la sanación

Todos los seres humanos tenemos algunas dolencias físicas, sicológicas o espirituales que dificultan el crecimiento de nuestra alma. Si logramos entender por qué ocurren, de dónde vienen, cómo nos las pescamos, vamos a avanzar mucho más rápidamente hacia nuestra sanación.

Hoy vamos a entender una de las fuentes de esas enfermedades que dificultan nuestro camino por la vida y el logro de nuestras metas espirituales.

Según la Halaja, los insectos (con algunas excepciones) que no se pueden comer son aquellos que se arrastran en la tierra porque están conectados con las energías de la serpiente original y las fuerzas del mal.

El Talmud dice en Berajot: “El reino terrenal se parece al reino de los cielos”. Esto significa que, tal como hay bichos terrenales que tratan de destruirlo todo, así también existen bichos espirituales que tratan de impedir nuestro ascenso.

Por ejemplo, la Kabbalah nos enseña que cada cosa o acción luminosa (santa) está rodeada de bichos oscuros (klipots) que están ahí para impedir que nos acerquemos a la Luz del Creador.

Y esta es la razón porque cuando nos toca conectar con Luz, repentinamente, nos sentimos cansados, flojos y sin entusiasmo.

Todas estas acciones negativas están asociadas a esa serpiente. El verso dice:”Hashem le dijo a la serpiente….comerás suciedad todos los días de tu vida”. Flojera y tristeza están asociados con el lado espiritual negativo, es la esencia del polvo de la tierra, ya que el verso sigue con “Maldito es el polvo de la tierra a causa tuya (Adam) y con sufrimiento comerás todos los días de tu vida”. En la asociación que se produce en el versículo entre la serpiente y las energías contenidas en el polvo, deducimos que todas las criaturas que viven y se arrastran en él, están conectados con las energías que causan flojera, amargura y sufrimiento.

Rev Noson dice que las características de flojera y amargura pueden ser rápidamente superadas pensando un poco y entusiasmándonos mucho. ¿Cómo llega él a esta conclusión? Dijimos antes que los gusanos y los insectos se asocian a la energía de flojera y amargura y buscan cualquier oportunidad para destruirlo todo, pero aunque una casa esté infectada de bichos, gracias a que éstos son de constitución muy frágil, pueden ser rápidamente exterminados con un poco de esfuerzo y pensamiento.

Esto es lo mismo para una persona que ha adquirido los hábitos negativos asociados a los bichos. Sin embargo, tal como miles o millones de insectos pueden ser fácilmente exterminadas así también las características de flojera y amargura, pueden ser eliminadas fácilmente.

Tal como un agricultor hace todo lo necesario para que los gusanos no se coman su cosecha, así debemos hacer nosotros para que los pensamientos negativos no leudeen y crezcan por dentro. La manera que sugiere Rav najamn de Breslov, es, simplemente, ignorar los pensamientos negativos o malignos destructivos.

Tal como la masa leudea cuando es dejada para que suba, si una persona permite que sus pensamientos aumenten, éstos causarán la contaminación de su mente. Si una persona es incapaz de impedir que el gusano de los pensamientos negativos se coma los frutos de su mente. La definición que hace Rav Najman es muy buena y dice: “Los pensamientos negativos que son ignorados son inofensivos. Sin embargo, si uno permanece en ellos, éstos pueden dañar la raíz espiritual de sus pensamientos. Y si la persona actúa en relación al pensamiento negativo, éste puede dañar la raíz espiritual de sus acciones”.

En otra enseñanza, el Talmud nos dice que la ausencia de moscas es una señal de la presencia de Gran Santidad.

Ahora comenzamos preguntando ¿Cuál es la relación entre el incidente de Pinjas y los sacrificios que aparecen en la Perasha?

El Arizal nos dice que la razón principal por la cual el sacrificio eterno era ofrecido en el templo y que hoy se recita 2 veces en las plegarias diarias, es para neutralizar las fuerzas del mal que están asociadas con las poderosas energías que salen de un mecanismo espiritual llamado “Tola’at” (= el gusano). Estas energías de Tola’at resuenan con las más poderosas energías negativas que existen en el mundo.

Cuando el carnero era sacrificado de manera ritual, las energías liberadas a través del “cuchillo” usado. En el sistema, neutralizaban las energías espirituales asociadas a Esav, quien usaba y usa la espada de la depresión y las flechas que desgarran.

Rabbi Najman dice que todas las formas de depresión son como flechas que desgarran la carne de las personas. Depresión viene de las energías espirituales de Tola’at, el gusano, y es la causa principal del pecado y sufrimiento en el mundo.

Esav vivía por la espada, el que es considerado el instrumento de la depresión. El verso dice:” Por tu espada (Esav) vivirás”. La definición de espada es “un instrumento para la muerte y la destrucción y sus víctimas o los parientes que sobreviven, caen en depresión como resultado de la acción de la espada. Por lo tanto, la espada representa amargura y depresión y podríamos leer el verso como “Por tu depresión, tu Esav, vivirás”

Dice Rav Najman: “Son los valores hedonistas, o sea, de la búsqueda del placer ( y no de la felicidad), los que conducen a la depresión, la que esta asociada a la energía del gusano.

El acto de usar un cuchillo especial para el sacrificio, en el Korban tamid, tiene como propósito romper las energías negativas de Esav, a través de neutralizarlo.

Entonces, ¿Por qué en Kabbalah enseñamos que perasha Pinjas es la fuente de toda sanación?

Porque Pinjas utiliza un romaj, una lanza para cruzar y matar a través de sus genitales a aquellos 2 que en su búsqueda de sólo placer, habían causado la muerte de 24.000 personas.

Entones, Pinjas y por ende el Zohar, tiene el poder de neutralizar la raíz espiritual de todas las enfermedades que afectan al mundo.

Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0

Deja un comentario